La "autenticidad" de la Semana Santa de Calahorra, "sobria, tenebrosa" y, también, "inspiradora" gestó en la cabeza de Francisco Bescós 'El Baile de los Penitentes', creado alrededor de Los Borregos. "Entré ahí y pensé: de aquí tiene que salir un relato", ha reconocido en una entrevista concedida a Europa Press.

Desde tiempo inmemorial este tradicional juego, Los Borregos, al que no pueden entrar las mujeres, se realiza en los dos casinos locales (Casino Principal y Unión Calahorrana) ininterrumpidamente en las noches del Jueves y Viernes Santo.

Se juega sobre una mesa de billar y tienen que entrar en una esquina bolas pares o nones. La simplicidad del juego produce grandes apuestas, y gran afluencia de jugadores de toda España.

"La noche que yo conocí Los Borregos", ha relatado Bescós, "me quedo tan sorprendido por la ebullición de la gente, la cantidad de dinero que se mueve de mano en mano pero con total confianza, la camaradería que hay y al mismo tiempo la competición, que mi imaginación empieza a funcionar y pienso: de aquí tiene que salir un relato".

Pero la historia que había surgido en la cabeza de Bescós no "cabía" en un relato. Así que lo dejó y, al año, la historia le reclamó para ser una novela que, una vez creada, fue galardonada con la VIII edición del Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona.

En la novela, el juego de apuestas se une al asesinato de Nuria Isabel, una niña de catorce años de etnia gitana. "Todo vino condicionado por ese momento en el que yo estuve en Los Borregos; tenía que ser una novela negra, tenía que ser Calahorra, tenía que ser Semana Santa; y tenía que ser un Guardia Civil, no me valía un detective privado ni un Policía Nacional".

Y así nació la teniente Lucía, La Grande, que tras el caso de 'El Baile de los Penitentes' trabaja ahora, en la mente de Bescós, en otra trama, también rural y también con Calahorra como escenario, aunque, en esta ocasión, no el único.

"Quiero seguir explorando las posibilidades de Calahorra y de La Rioja", ha avanzado Bescós, porque "la novela negra funciona mejor en un entorno rural" y, en este sentido, se ha referido a la serie True Detective o la película La Isla Mínima.

"Creo que todavía había un tipo de población que no se había tocado, que está entre pueblo y ciudad, como Calahorra", ha señalado Bescós. "Estamos con la primera redacción"; en plural porque, reconoce: "Me considero uno con mis personajes".

Bescós nació en Oviedo en 1979 y está unido sentimentalmente a Calahorra, de donde es su mujer. Es licenciado en Comunicación Audiovisual y Publicidad por la Universidad de Navarra.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.