Esposas de los fallecidos en el Yak-42 critican la decisión del juez Marlaska: "El accidente fue evitable"

  • El juez archiva el caso y cierra así el camino para una causa civil.
  • El Estado no tendría que afrontar responsabilidad alguna por la contratación del aparato.
  • Consulta aquí el auto íntegro (pdf)
Restos del accidente, tras el siniestro.
Restos del accidente, tras el siniestro.
AFP

Las esposas de los militares Novo y Fernández, fallecidos en el accidente del Yak-42 estrellado en 2003 en Turquía, consideran que "no es razonable ni leal" con las 62 personas que murieron en el siniestro la decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska de archivar este viernes la investigación sobre las presuntas irregularidades en la contratación del avión ante la "ausencia de indicio racional de criminalidad por parte de funcionario español". Puedes leer aquí el auto en su totalidad (pdf).

A este respecto, niegan la afirmación de que el Yakolev 42 fuera "apto para volar" porque, entre otros motivos, el certificado médico del ingeniero de vuelo, así como su licencia de primera clase estaban caducadas, lo que invalidaba a la tripulación. También señalan, entre otros aspectos, que el Yak-42 carecía de licencia comercial de vuelo para Kabul, por lo que tenía prohibido su aterrizaje.

Fue una tragedia evitable. Nuestra lucha no cesará. (esposas de fallecidos).


"Fue una tragedia evitable, de la que ahora sólo parecen culpables los pilotos, a los que se le sometió a planes de vuelo inhumanos desde España. Nuestra lucha no cesará ahora 1466 días después de la tragedia, porque ese es el tiempo que nos han robado hasta hoy, de vivirlo con nuestros maridos, que murieron con sólo 40 años de edad, toda una vida por delante truncada por la negligencia. Por su justicia, memoria y verdad", afirman en su comunicado.

Archivado

El juez Grande Marlaska no ve indicios de criminalidad en la contratación que hizo el Estado a través de una cadena de empresas.

El archivo se acuerda "sin perjuicio de que las propias circunstancias de la contratación del transporte aéreo", que se hizo a través de la agencia la OTAN denominada NAMSA, "pudiera conjugar una concreta responsabilidad patrimonial del Estado a articular mediante las oportunas acciones previstas en la ley", abriendo así la posibilidad de que acudan a la vía civil.

Grande-Marlaska mantiene abierta, sin embargo, la parte de la causa en la que se investigan las presuntas irregularidades cometidas en la identificación de los cadáveres en Turquía después del accidente ocurrido en mayo de 2003 en el que perdieron la vida 62 militares españoles.

Críticas del sucesor de Trillo

La contratación del aparato accidentado fue muy criticada por familiares y políticos.

José Bono, que sustituyó en el cargo de ministro de Defensa a Federico Trillo, afirmó a finales de 2005 que hubo una "cadena desvergonzada" de contrataciones, en las que "todos ganan menos los soldados de España que pierden el seguro y la vida".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento