La Fiscalía General alemana ha informado este jueves de que Andreas Lubitz, copiloto del avión siniestrado en los Alpes con 150 personas a bordo, buscó formas de suicidarse y estudió medidas de seguridad de los aviones.Esta información se desprende de los contenidos encontrados en el ordenador incautado en unos de los domicilios de Andreas Lubitz, añadieron estas fuentes.

Realizó búsquedas "especialmente" entre el 16 y el 23 de marzo, el día antes del suceso

Al analizar esa tableta se ha comprobado que Lubitz buscó en internet "métodos y maneras" de suicidarse "especialmente" entre el 16 y el 23 de marzo, el día antes de que presuntamente estrellase de forma voluntaria el Airbus A320. Al menos en unos de esos días estuvo mirando también "durante varios minutos" información sobre las puertas de la cabina de vuelo y sus medidas de seguridad.

Las investigaciones de la fiscalía francesa, basadas principalmente en las grabaciones de la primera de las cajas negras halladas del Airbus, apuntaban a que Lubitz bloqueó la puerta por dentro al quedarse solo en la cabina, en ausencia del capitán, y luego impidió que este pudiera entrar de nuevo.

Según relata el diario alemán Bild, seguía un tratamiento contra la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico y tenía problemas de visión. Además, el rotativo germano asegura que el copiloto había buscado ayuda médica para solucionar un problema de visión que arrastraba desde un accidente de coche que sufrió en 2014. Por todas estas dolencias, el joven de 27 años estaba de baja médica y, aunque los facultativos sabían que eran piloto de Germanwings, Lubitz les ocultó deliberadamente que, a pesar de su estado de salud, seguía volando'.

El joven copiloto comunicó a Lufthansa en 2009 que previamente había sufrido "depresión severa", algo de lo que la compañía ha informado esta semana, después de asegurar que no tenía conocimiento de sus problemas de salud.