Dickens's Dream
'El sueño de Dickens', pintado por by RW Buss, representa al escritor ante sus muebles de trabajo Courtesy Charles Dickens Museum

El escritorio y la silla de estilo eduardiano que el escritor Charles Dickens utilizó para escribir alguna de sus novelas más conocidas, entre ellas Historia de dos ciudades, uno de los libros más leídos de todos los tiempos, han pasado a pertenecer al patrimonio público británico, después de que corrieran peligro de que fuesen subastados. Los muebles, que tienen carácter casi totémico entre los fieles del prolífico literato, se exhiben en el Museo Charles Dickens de Londres.

Una subvención de 780.000 libras esterlinas, poco mas de un millón de euros, ha permitido asegurar la permanencia de los objetos en la casa-museo, la mansión del 48 de Doughty Street, en el barrio de Bloomsbury, la residencia más querida por el autor, que vivió en la casa entre 1837 y 1839. El dinero procede del National Heritage Memorial Fund (NHMF), un organismo que se dedica a velar por la protección del patrimonio cultural del Reino Unido.

Le daban buena suerte

Desde la muerte de Dickens en 1870, ambas piezas de mobiliario fueron consideradas como material de alto valor para los coleccionistas porque el autor los conservó hasta el final, convencido de que le daban buena suerte y contribuían a la inspiración. Fueron trasladados de mudanza en mudanza y acabaron en el último hogar de Dickens, en Gad Hill Place, en Kent, donde falleció tras un ataque al corazón a los 58 años.

Escribió 34 libros entre novelas y colecciones de relatos Había vivido poco, pero tuvo tiempo para dejar 34 libros entre novelas y colecciones de cuentos y convertirse en un autor legendario en vida, hasta el punto de que nadie le discute la condición de escritor nacional, quizá solamente por detrás de Shakespeare, al que algunos no conceden tanta importancia como a la afilada visión social e imaginativa prosa de Dickens. Cuando en 2012 se cumplió el bicentario de su nacimiento hubo grandes fastos en torno a la fecha.

Los muebles, en el arte

Los muebles rescatados de una casi segura subasta al mejor postor aparecen en la ilustración The Empty Chair (La silla vacía), que Luke Fields realizó como homenaje póstumo al literato. También pueden verse en el dibujo Dickens' Dream (El sueño de Dickens) de RW Buss, otra de las imágenes icónicas que celebran la prodigiosa obra del autor de, entre otras obras y por citar un par más de las también redactadas en el escritorio, Oliver Twist y Grandes esperanzas.

Desde 2004 eran propiedad de un particular y había altas posibilidades de que los vendiera Los artículos pasaron por la propiedad de varios miembros de la familia Dickens y fueron donados para que los subastaran en 2004 en una cuestación a para recaudar fondos para una organización benéfica. Los adquirió un comprador privado, cuyo nombre no ha trascendido, y, aunque estaban en depósito en el museo, existía una alta posibilidad de que fuesen sacados de nuevo a subasta dado su gran valor.

'Herencia literaria'

Carole Souter, directora ejecutivo del NHMF, declaró que se trata de una "excelente noticia" saber que los visitantes de la casa-museo de Dickens "puedan seguir disfrutando de la oportunidad única de ver el escritorio en el que algunas de sus obras más famosas fueron creadas". El director del museo, Charles Moye, destacó que los muebles "ocupan un lugar especial" en la "herencia literaria" inglesa.