Los malagueños siguen regando su jardín a pesar de la prohibición

La capital ha superado el límite de gasto máximo. La Junta colocará contadores a unas 300 empresas, hoteles y regantes.

El riego de jardines públicos o privados con agua potable  es ilegal en Málaga y la comarca del Valle del Guadalhorce. El organismo de la Junta encargado de la planificación hídrica y los embalses, la Cuenca Mediterránea Andaluza (CMA), denunció ayer que los ciudadanos de la capital han vuelto a regar su césped y zonas verdes (privadas) con agua potable. Y esta acción queda prohibida en el decreto de sequía, que entró en vigor en noviembre de 2005.

Hace una semana, Málaga pasó de consumir 215 litros por habitante y día a gastar 245 litros, 15 más de los permitidos por la Junta. La CMA recordó ayer a los ayuntamientos de Málaga y el Valle del Guadalhorce que tienen que vigilar estos riegos.

Más contadores

La Junta obligará a instalar contadores de agua a unos 300 consumidores medianos de la provincia (empresas, hoteles, regantes y otros que gastan entre 100.000 y 250.000 litros cada año). Esta medida ya se ha ejecutado en las 64 entidades que  más consumen.

Por otra parte, a finales de junio se dará un riego de emergencia a los cultivos del Guadalhorce. El suministro será mayor que en 2006. Desde 2005, el agua que consumían tradicionalmente los regantes se ha derivado a consumo humano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento