Puesto de venta ambulante en Plaza de España
Instalación de nuevos puestos de venta ambulante en Plaza de España. JORGE PARÍS

Las ferias, mercadillos o acciones publicitarias se han adueñado en los últimos años del espacio público en Madrid. No hay fin de semana que una muestra artesanal, textil o gastronómica no invada parte de una acera o una plaza de la capital. En ocasiones, esta 'ocupación' puede durar meses, como ocurre en el periodo navideño. En 2015 parece que esta situación no va a mejorar. El Ayuntamiento de Madrid espera recaudar casi 300.000 euros más este año que el anterior por la ocupación del dominio público pese a que las tasas no han subido de precio. En concreto, en el presente ejercicio, el Consistorio prevé obtener por los puestos de venta ambulante de ferias y mercadillos eventuales 2.111.366 euros, un 15% más que en 2014, cuando ingresó 1.833.380 euros, según figura en los presupuestos de la administración local para 2015. A esto hay que sumar la subida de un 9% (de los 293.923 euros en 2014 a los 320.853 euros en 2015) en la previsión de recaudación en acciones publicitarias en la vía pública.

Callao, Ópera, Jacinto Benavente, Santo Domingo, Plaza de España, Plaza Mayor o Luna, son algunos de los espacios públicos de la zona centro donde se instalan los puestos Esta situación irrita de manera especial a los vecinos que viven en el centro (alrededor de 134.000 personas, según datos del padrón municipal), que son los principales afectados por la proliferación de ferias y mercadillos eventuales. Callao, Ópera, Jacinto Benavente, Santo Domingo, Plaza de España, Plaza Mayor, Luna, Las Descalzas o Soledad Torres Acosta son algunos de los espacios públicos de la zona centro donde se instalan los puestos ambulantes.

"El Ayuntamiento está mercantilizando los espacios de convivencia vecinal. Los está utilizando al margen de los vecinos para su interés comercial", asegura Jordi Gordon, de la asamblea ciudadana del barrio de Universidad, que denuncia que esta situación se produce durante todo el año pero se agrava en Navidad: "Callao es un plató de rodaje publicitario, Plaza de España ha estado meses invadida y en la plaza Luna se instaló una pista de patinaje desde noviembre hasta finales de enero". "Esta forma de gobernar ha convertido el centro de la ciudad en un espacio comercial, al servicio de unos pocos, sin tener en cuenta a sus vecinos", señala Ramón Ugarte, de la asociación vecinal Ópera-Austrias. Ugarte teme la llegada de la primavera: "Con la llegada del buen tiempo empezarán de nuevo a instalar los chiringuitos y a tomar las plazas. Ahora está de moda montar un escenario durante una o dos horas para acciones publicitarias". Saturnino Vera, de la asociación vecinal Las Cavas –Costanillas, entiende que haya "una utilización puntual" del espacio público para determinados eventos, pero opina que esta proliferación de puestos comerciales "no tiene sentido": "No tienen en cuenta al ciudadano. La ciudad también debe ser para disfrutarla y pasear".

Los comerciantes tampoco comulgan con la proliferación de actividad económica que consideran como "competencia desleal". "Se está alquilando el espacio público a operadores que no son comerciantes y que luego revenden los puestos", denuncia Luis Pacheco, presidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (COCEM). "Estos puestos efímeros son competencia desleal para los comerciantes que pagan sus impuestos durante todo el año. Además, en la mayoría de los casos los artículos no son artesanos. Son comprados y fabricados en China o la India", denuncia.

"La nueva ordenanza generará más molestias"

A agravar esta situación de invasión del espacio público podría contribuir la reciente Ordenanza de Dinamización de Actividades en Dominio Público aprobada en 2014, que permite a los mercados sacar tenderetes a la calle para realizar ferias y actos de promoción y prevé nuevas modalidades de venta ambulante en la vía pública. "No creo que con esta ordenanza para permitir el uso del espacio público se genere más empleo. Lo que generará serán más molestias para los vecinos", opina Saturnino Vera.

En el resto de distritos también viene siendo habitual que se instalen puestos de ferias y mercadillos, aunque en menor medida. La Avenida Monforte de Lemos (Fuencarral-El Pardo), Nuevos Ministerios (Chamberí), Plaza de Castilla y Prosperidad (Chamartín), Avenida Felipe II y Plaza Salvador Dalí (Salamanca), Plaza de Aluche (Latina) o Plaza del Canal de Isabel II (Tetuán) son algunos lugares de la capital donde es frecuente la instalación de puestos de venta ambulante, según han confirmado distintas asociaciones vecinales.

No hay datos oficiales disponibles sobre el número de ferias y mercadillos eventuales en la capital, cuya concesión es competencia de las Juntas Municipales de distrito. El estudio más reciente para denunciar esta situación lo elaboró la Asociación Empresarial de Hostelería La Viña. En el documento refleja que en 2012 se autorizaron algo más de un centenar de ferias comerciales y de hostelería en todos los distritos de la capital con una duración media de dos semanas. Sí en cambio hay datos oficiales sobre el número de mercadillos fijos en la capital: 26 repartidos en 15 distritos para sumar un total de 3.522 puestos (1.362 pertenecen al rastro), según recoge la guía de mercadillos de la Comunidad de Madrid, elaborada con información municipal.

Consulta aquí más noticias de Madrid.