Hospital de Alcorcón
Fachada del Hospital Universitario Fundación Alcorcón. Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid ha admitido su culpa en un caso de negligencia médica que derivó en el fallecimiento de un bebé recién nacido en el Hospital de Alcorcón, donde durante el seguimiento del embarazo no se llevó a cabo el protocolo que casi con seguridad hubiera evitado el desenlace fatal. La Consejería de Sanidad ha indemnizado a la familia con 120.392 euros para evitar acudir a juicio.

La patología presentada es razonablemente prevenible  "Se debería haber realizado un seguimiento más exhaustivo de la gestación, dada la complicación tan grave que podía suceder (...) y que es la que finalmente ha ocurrido", reza una valoración del caso recogida en la resolución de la Consejería de Sanidad.

El bebé falleció entre una y dos horas después del nacimiento, en junio de 2012, debido a una hidropesía fetal (hinchazón del cuerpo del bebé por acumulación de líquidos) vinculada directamente a una incompatibilidad del Rh de las sangres de la madre y del feto, ya que ella tiene sangre de Rh negativo y el padre del niño tiene Rh positivo, que el bebé heredó.

"La patología presentada es (muy razonablemente) prevenible y las herramientas disponibles permiten evitar o minimizar un posible cuadro devastador como la hidropesía fetal", sentencia la resolución, estableciendo que hubo "mala praxis profesional".

La Consejería de Sanidad resolvió indemnizar a la familia con 120.392 euros, según la resolución facilitada por Carlos Sardinero, abogado de la Asociación el Defensor del Paciente. La familia ha desistido de la posibilidad de ir a juicio.

"Esto es una pesadilla permanente, no seguimos por la vía judicial porque no queríamos que la cosa se alargara más ya, no queremos más dinero, sino que se pongan los medios para evitar que esto le suceda a otra familia", explica la madre.

"Entiendo los errores humanos, pero cuando has avisado varias veces, ves que las cosas se podrían haber hecho bien y no se hicieron... no he vuelto a pisar ese hospital ni creo que lo haga nunca", dice.

"Lo veníamos avisando, y pasaron de nosotros"

Los análisis de sangre de confirmación del embarazo ya advirtieron acerca de la presencia de anticuerpos que podían relacionarse con una incompatibilidad de Rh, aunque el embarazo se desarrolló con aparente normalidad. Pero los padres no se fiaban.

Desde un principio avisé que podía tener problemas con el Rh, pero en el hospital pasaron del tema "Desde un principio me alarmaron sobre que podía tener problemas con el Rh, se lo dijimos al personal del hospital en todo momento, insistíamos, pero ellos me decían que no pasaba nada", dice la madre.

La incompatibilidad Rh es una afección que se desarrolla cuando la madre es Rh negativo y el bebé es Rh positivo. Durante el embarazo, los glóbulos rojos del feto pueden pasar al torrente sanguíneo de la madre a través de la placenta. Si la madre es Rh negativo, su sistema inmunitario trata a las células fetales Rh positivas como si fuesen una sustancia extraña y crea anticuerpos contra dichas células sanguíneas fetales. Estos anticuerpos anti-Rh pueden pasar de nuevo a través de la placenta hacia el feto y destruir los glóbulos rojos circulantes de éste.

Los padres, además de reprochar al Hospital de Alcorcón que no realizara un control exhaustivo de la incompatibilidad Rh y que calificaran el embarazo como de "bajo riesgo", también denuncian la falta de información brindada tras el parto.

Sabía que pasaba algo pero no de tanta gravedad"Nunca imaginé lo que había pasado, sabía que pasaba algo pero no de tanta gravedad", explica la madre, en referencia a las dos horas que pasó, dice, aislada en la sala de reanimación sin que nadie fuera a visitarla ni a informarle de lo ocurrido.

Dos años después, la madre volvió a quedar embarazada, pero esta vez el seguimiento sí fue el adecuado, realizándose tratamientos que posibilitaron el nacimiento sin problemas de una niña.

"Después de mi bebé fallecido tuve una niña de manera totalmente normal, porque ahí sí pusieron más cuidado", cuenta.

Dos años antes del fallecimiento del bebé, la pareja tuvo una primera niña, que no sufrió el problema de incompatibilidad del Rh.

Consulta aquí más noticias de Madrid.