Bilbao tendrá cabinas con o sin radar para disuadir

De momento, serán seis carcasas, aunque sólo dos tendrán radares, que se irán intercambiando. Estarán en Zumalakarregi, Lehendakari Agirre...
Un grupo de gente espera su turno para acceder a la consulta del DentalBus, ayer, en la plaza de la Estación de Algorta, en Getxo.(G. A.)
Un grupo de gente espera su turno para acceder a la consulta del DentalBus, ayer, en la plaza de la Estación de Algorta, en Getxo.(G. A.)
Avanzas con el coche a más velocidad de la permitida y, al ver el radar, o lo que en apariencia es una caja de un metro de alto al pie de la carretera, reduces drásticamente y te plantas en los 50 km/h máximos permitidos.

La duda es saber si, realmente, esa carcasa contiene o no un radar. Sea como fuere, el efecto, dicen los responsables de Circulación del Ayuntamiento, es el mismo: el conductor levanta el pie del acelerador.

Partiendo de esta base, el Ayuntamiento va a instalar este año cuatro cabinas de radar en las principales vías rápidas de la ciudad: Avenida de Zumalakarregi, Maurice Ravel, Avenida de Montevideo y Lehendakari Agirre. A estas cajas se añaden las dos que el Ayuntamiento ya ha colocado en Avenida de Zumalakarregi, entre Santutxu y Txurdinaga, una en cada sentido.

Pero no todas contendrán un radar en su interior. Así, aunque en teoría serán seis radares, en realidad sólo habrá dos aparatos cinemómetros para medir la velocidad. Los técnicos municipales irán intercambiando los radares de cabina en cabina de modo que un conductor no pueda saber si en verdad hay o no radar y, por consiguiente, le puede caer la multa.

Esta medida de control de la velocidad ya se ha puesto en marcha en otras ciudades con resultados, según los responsables municipales, más que aceptables. Los conductores reducen la velocidad, aunque sólo sea por si acaso.

Y la prueba está en la cabina de radar de Avenida de Zumalakarregi, según ha podido comprobar 20 minutos. Pese a no haber un radar, los conductores pisan el freno al pasar por ese punto y no pasan de 50 km/h en ese tramo.

Dos radares móviles acechan

Los radares fijos no deben ser la única preocupación de los conductores bilbaínos. El Ayuntamiento puso en marcha el año pasado uno móvil que se desplaza por las calles en un vehículo policial. En uno o dos meses, pondrán en funcionamiento otro radar móvil. El funcionamiento es sencillo y permite a los agentes trasladarse por toda la ciudad. Inatalado en el salpicadero, el coche de la Policía persigue a un conductor hasta que observa que supera la velocidad permitida. La multa está asegurada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento