El consumo de drogas entre los madrileños aumenta en todas las sustancias, excepto en la cocaína

  • Según una encuesta de drogas de la Comunidad de Madrid, baja el consumo de cocaína pero sube el de alcohol, tabaco, cannabis y drogas sintéticas.
  • El 30% de los casi 2.000 encuestados confesaron fumar diariamente, y baja la percepción del peligro que entrañan las sustancias adictivas.
  • El consumo es mayor entre los jóvenes de 15 a 17 años: "Se consume en los fines de semana de modo compulsivo", alerta la directora de la Agencia Antidroga.
  • Madrid se coloca por levemente debajo de la media nacional, y entre las drogas emergentes, destacan las "setas mágicas", el spice, o la salvia y la ketamina.
Una persona fumando cannabis.
Una persona fumando cannabis.
ARCHIVO

Los madrileños consumen más marihuana, alcohol y tabaco, aunque el consumo de cocaína se está ralentizando, según revela la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas de la Comunidad de Madrid (EDADES), que recoge datos hasta abril de 2014.

Otras drogas, como los hipnosedantes y la heroína, también registraron un mayor consumo, según esta encuesta que se realiza cada dos años a la población entre 15 y 64 años en coordinación con el Plan Nacional sobre Drogas. (Ver tabla).

"En los jóvenes, lo más preocupante es la trivialización del alcohol y del cánnabis, son las sustancias que causan más problemas, porque no tienen un patrón de consumo cotidiano, sino que se consumen los fines de semana de modo compulsivo, en un corto espacio de tiempo: eso, además de ser más lesivo para el organismo, también está relacionado con problemas graves como accidentes de tráfico, o peleas", dice Almudena Pérez, directora gerente de la Agencia Antidroga.

Entre los especialistas también encontramos alguna crítica a la labor de las autoridades.

"Las autoridades no hacen todo lo que está en sus manos para crear alternativas para la juventud a los botellones, donde no solo se consume alcohol sino también tabaco y otras sustancias que forman parte de la cultura del policonsumo", dice Rosa Sánchez, directora del centro privado de tratamiento de adicciones EDAM.

Precisamente, el policonsumo aparece como uno de los grandes problemas a atacar: un 35,6% de los encuestados ha consumido más de una sustancia adictiva en el último año.

La legalidad del alcohol y la 'buena prensa' del cánnabis son parte del problema, dice Sánchez.

"El alcohol es una droga legal que está totalmente instaurada en nuestra sociedad, mientras que el cánnabis cuenta con campañas favorables que dicen que es bueno para la salud y ciertas enfermedades", explica.

Pérez, por su parte, subraya que uno de los factores más importantes de cara a la prevención es subrayar entre los jóvenes el riesgo que conlleva el consumo de drogas.

En cuanto a la familias, la directora gerente de la agencia se muestra muy crítica.

"Hay un problema de normas y límites. Tenemos comprobado que los jóvenes que llegan más tarde a casa tienen más tendencia a darse atracones de alcohol o drogas", dice.

El alcohol, la droga legal más consumida

La sustancia con más prevalencia en todos los indicadores es el alcohol, con un 77,7% de los encuestados que consumieron en los 12 meses anteriores a la encuesta, un 0,7% más que hace dos años.

La encuesta, realizada entre finales de 2013 y abril de 2014 a 1.930 personas, señala que el consumo en los últimos 12 meses ha resultado mayor entre los adolescentes (15 a 17 años) en sustancias ilegales tales como el cánnabis (15,8% frente a 8,9% de los mayores), éxtasis (3,5% frente a 1,2%), anfetaminas (3,5% frente a 1,2%) y heroína (3,5% frente a 0,2%).

La edad media de inicio más temprana corresponde al tabaco y el alcohol (16,57 y 17,16 años, respectivamente), le siguen los inhalables volátiles y el cánnabis (17,99 y 18,33) y la heroína (19,76), mientras que la edad de comienzo más tardía se da en los hipnosedantes sin prescripción médica (32,48).

El 30% de los casi 2.000 encuestados confesaron fumar diariamente, y baja la percepción del peligro que entraña el consumo habitual de tabaco, hipnosedantes o cocaína.

En el apartado de hipnosedantes es donde se ha dado un crecimiento más alto respecto a la encuesta anterior: un 11,2% frente a un 7,8% en los últimos doce meses, o un 8,1% frente a un 4,5% si se toman en cuenta los 30 días anteriores a la consulta.

En general, en los 30 días anteriores a la encuesta, el consumo de los madrileños ha experimentado un leve ascenso en todas las sustancias: el 65,6% de alcohol  frente al 63,7% de 2011); el 36,7% tabaco (35,3% en 2011); el 7% cánnabis (5,5% en 2011); el 8,1% hipnosedantes con receta (4,5% en 2011); el 0,6 hipnosedantes sin receta (0,4% en 2011), y el 1,1 cocaína (0,7 en 2011).

Un aspecto positivo de los datos de la encuesta ha sido el aumento de la edad media de inicio de consumo de sustancias desde 2005: alcohol (de 16,8 años a 17,2), tabaco (16,6 frente a 16,5) cocaína (21,6 frente a 20,8), éxtasis (21,9 frente a 20,7), alucinógenos (22,6 frente a 18,7), anfetaminas (21,6 frente a 18,4), heroína (19,8 frente a 19,3) e inhalables volátiles (18 frente a 16,9).

En comparativa con el resto del país, Madrid se coloca por levemente debajo de la media nacional en consumo de alcohol, cánnabis y heroína, aunque por encima en consumo de tabaco, cocaína, e hipnosedantes.

En cuanto a las drogas emergentes, las "setas mágicas" presentan las prevalencias de consumo experimental más elevadas (1,6%), seguidas por el spice, la salvia y la ketamina, aunque su prevalencia no superan el 1%.

Mucho trabajo por hacer

Pérez subrayó la inexistencia de fórmulas mágicas e hizo hincapié en la importancia de la educación para las generaciones venideras.

"Tenemos que insistir mucho desde las administraciones en los programas de prevención, en formar e informar a los chicos, tenemos que concienciarlos e insistir en los peligros, tenemos esta asignatura pendiente con ellos", admite, aunque recalca que la agencia que dirige está trabajando en programas de prevención que cubren toda la trayectoria escolar de los niños madrileños, desde el nivel infantil hasta que terminan la Secundaria.

Pérez, sin embargo, destaca el descenso del consumo de cocaína respecto a lo que se consumía en 2001: en los 12 meses anteriores a la consulta, el consumo de esta droga registró su nivel más bajo desde 2001 (1,6% frente a 2,1%). Destaca, en este sentido, la bajada desde 2007 (cuando registró un 2,7%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento