Sindicatos temen que el fin de la cuota láctea suponga el desplome de los precios de la leche

Usaga cree que la desaparición de las cuotas provocará una pérdida de patrimonio entre los ganaderos
Vacas
Vacas
EUROPA PRESS

La presidenta del sindicato agrario Coag en Asturias, Mercedes Cruzado, ha alertado sobre el posible desplome de los precios de la leche debido al fin de la cuota láctea el próximo 31 de marzo. En declaraciones a Europa Press, Cruzado ha advertido de que un aumento de la producción a nivel europeo podría provocar dicha bajada en el precio y hacer "imposible" la producción de leche en España.

El fin del sistema que hasta ahora regulaba la producción de leche a nivel europeo —cuota láctea— podría dejar a los ganaderos asturianos en una situación de "inviabilidad" en sus explotaciones, pequeñas y familiares en su mayoría, por no ser capaces de competir con las grandes europeas en un mercado libre. Por ello, desde Coag su presidenta ha abogado por medidas que protejan más a los ganaderos frente a la liberalización del mercado.

Con la liberalización, los ganaderos europeos ya no tendrán que limitar su producción de leche en base a una cuota preestablecida para cada país y podrán producir cuanta cantidad sean capaces, en función del tamaño de sus explotaciones, y sin temor a que se les multe por un exceso de producción como sucedía hasta este 31 de marzo.

Sin embargo, esta liberalización, que podría verse como algo beneficioso para los ganaderos, supone para los asturianos una merma en el negocio, al no tener capacidad para producir más debido al reducido tamaño de sus explotaciones y a la imposibilidad de aumentar la superficie por estar, en su mayoría, en zonas de montaña. "La leche de países extranjeros va a invadir el mercado español", ha alertado Cruzado.

En la misma línea se ha manifestado el coordinador del sindicato agrario Usaga, Manuel Suárez, quien ha expresado el temor de los ganaderos porque la desaparición de las cuotas traiga consigo la pérdida de patrimonio de los ganaderos. Se erige ante ellos un periodo de incertidumbre en el que un posible aumento de la producción "traerá una bajada de precios" a la que los ganaderos no podrán hacer frente, además del riesgo de una "supertasa" láctea.

Sobre la bajada de precios, la portavoz de Coag ha lamentado que el nuevo 'Paquete Lácteo', presentado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), y que busca regular el mercado de leche a nivel nacional, no establezca un precio mínimo por el que se firmen los contratos entre productores e industrias lácteas.

Según Cruzado, el Ministerio sabe que producir cada litro de leche cuesta 36 céntimos, por lo que a su juicio "es una incongruencia total que, sabiéndolo, el texto no incluya un precio mínimo". Sobre el 'Paquete Lácteo', Cruzado ha lamentado que se trate de una batería de medidas que "en la teoría pintan muy bien" pero que en realidad "no son nada efectivas", ya que la industria "va a pagar al menor precio posible".

Las medidas del ministerio

Ante el inminente fin de la Cuota Láctea el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente puso en marcha el Real Decreto 125/2015 de 27 de febrero, en el que se regula el reconocimiento de las organizaciones de productores de leche y las organizaciones interprofesionales en el sector bajo el título de 'Paquete Lácteo'.

Se trata de una modificación de la anterior disposición del Magrama sobre el mismo asunto, de septiembre de 2012, y que establece las condiciones de contratación entre productores de leche e industrias comercializadoras, a fin de "mejorar el equilibrio de la cadena de valor en el sector lácteo y reforzar la posición negociadora de los productores".

Así, se da más voz a las organizaciones y asociaciones de productores de leche, para que puedan además alcanzar acuerdos y prácticas concertadas en lo referido a la producción o venta de productos lácteos. Lo que deja claro el documento del Boletín Oficial del Estado es que en ningún caso podrán pactarse precios de la leche. "No podrán alcanzarse acuerdos, decisiones y prácticas concertadas que conlleven la obligación de cobrar un precio idéntico", señala.

A partir de la entrada en vigor del denominado 'Paquete Lácteo', los contratos entre productores y distribuidores tendrán que ser "libremente negociados por las partes" y deberán tener una duración mínima de un año. No obstante esta duración podrá verse modificada en caso de que el productor lo justifique "debidamente". El precio, por su parte, tendrá que establecerse en el documento a firmar entre las partes, y podrá ser fijo o variable, en función de los intereses de productores y comercializadores.

No hay límite, según la normativa vigente desde el 28 de febrero, para el volumen de leche que se acuerde vender, aunque sí será obligatorio dejarlo reflejado en el contrato, con un "margen de tolerancia" del 10 por ciento. "En caso de que antes de la finalización de la vigencia del contrato se haya agotado la cantidad de leche correspondiente al volumen pactado, podrá modificarse si hay acuerdo entre las partes", explica la resolución.

Finalmente, deberá quedar registrado en el contrato el calendario de suministros, su duración, las condiciones para la renovación del mismo y las condiciones del pago, además de las modalidades de recogida de la leche y los derechos y obligaciones de ambas partes.

EL '

Paquete lácteo'

No convence a los ganaderos

A pesar de que estas medidas "pintan muy bien en la teoría", como afirmaba Cruzado, lo cierto es que los ganaderos asturianos critican la medida por ser una forma de "deshacerse del bulto", al haber eliminado las cuotas lácteas, que, a juicio del dirigente de Usaga "eran las que regulaban la producción".

El coordinador del sindicato y miembro de la plataforma Asturias Ganadera, Manuel Suárez, ha señalado a Europa Press que sería necesaria una compensación económica para los ganaderos por el fin de las cuotas, al entender que "la gente produjo más en el último año" por temor al final de la medida y la liberalización del mercado, superando las cuotas que previamente tenían asignadas.

Con todo, desde Usaga han criticado las medidas lanzadas por el Ministerio de Agricultura porque lo que conseguirán es "que los ganaderos se queden sin nada, a verlas venir, mientras las grandes industrias lácteas intentan meter miedo diciendo que las multas que recibieron por pactar precios las acabarán pagando los ganaderos al bajar el precio en la venta de leche".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento