Toni Cantó
El diputado de UPyD Toni Cantó, en el Consejo Político del partido en Madrid. EFE

El diputado de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) Toni Cantó y el portavoz en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, han pedido este sábado la dimisión de toda la dirección del partido, incluida su líder, Rosa Díez, tras el mal resultado electoral obtenido en Andalucía.

Cantó ha sido muy aplaudido al concluir su discurso ante el cónclave Así lo ha explicado Toni Cantó a los medios de comunicación a su llegada al Consejo Político que UPyD ha celebrado este sábado en Madrid. "Los afiliados tienen que hablar porque los votantes ya lo han hecho", ha reivindicado tras sus exigir que la dirección del partido asuma responsabilidades.

El candidato de UPyD a la Generalitat Valenciana ha intervenido durante el Consejo Político con un discurso muy crítico en el que ha acusado a la líder de UPyD de simular una negociación con Ciudadanos "de una manera irresponsable" cuando su intención era no pactar. Cantó ha defendido la urgencia de llegar a pactos puntuales con Ciudadanos, pero "no una fusión" con el partido de Albert Rivera.

También ha pedido una votación secreta de la resolución que este sábado tiene previsto votar el Consejo Político para que los miembros se pronuncien sobre si aplazar o no el cambio de estrategia de UPyD después de los comicios de mayo, como quiere la dirección, y consultar también a los afiliados y simpatizantes.

El resultado de las elecciones andaluzas os obliga a haceros a un lado. En bloque "¿Creemos en una política practicada por dioses o por seres humanos?", ha preguntado antes de aclarar que no pide que UPyD renuncie a sus principios, sino que se adapte a la realidad y "la nueva forma de practicar política" en la que son necesarios "pactos y diálogo". "Nosotros nos hemos convertido en un partido rocoso y antipático que se ha cerrado cada vez más en sí mismo", ha advertido.

"¿Queremos ser un partido que no es capaz de llegar a acuerdos ni siquiera con quienes más se nos parecen y seguir avanzando hacia el precipicio o queremos ser parte activa en esa nueva era que se abre en España dentro de un par de meses?", ha preguntado. En este contexto, ha dejado claro que no se siente representado por la actual dirección del partido porque, a su juicio ha demostrado que "su estrategia estaba equivocada" y ha escenificado" ser "inflexible e incapaz" de trabajar en el escenario de pacto y diálogo que se avecina.

Dentro de tresmeses "no quedará nada"

Según ha lamentado, la dirección se ha negado a asumir responsabilidades tras el mal resultado obtenido en Andalucía y ha avisado de que aplazar el debate tres meses no sirve porque "para entonces no quedará nada". Tampoco acepta el cambio de "dos o tres cabezas", sino que cree que "hay que cambiar de estrategia".

"El resultado de las elecciones andaluzas os obliga a haceros a un lado. En bloque. De una vez por todas debemos pasar de ser una empresa familiar a una profesional donde reine la meritocracia", ha reivindicado abogando por que el partido se mantenga "unido" y practique "la democracia".

Cantó ha sido muy aplaudido al concluir su discurso ante el cónclave e incluso algunos miembros se han puesto en pie, han contado algunas fuentes presentes.

Quien ha manifestado también sus diferencias con la dirección del partido ha sido el portavoz en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, quien antes de entrar a la reunión adelantaba que votará en contra de la resolución propuesta por el equipo de Rosa Díez para posponer los cambios necesarios en la formación al mes de junio.

De Velasco ha interpretado la votación de este sábado como una moción de censura a Rosa Díez y todo su equipo y ha reconocido ser partidario de ella. Sin embargo, no ha adelantado cuál será su futuro en caso de que no salga adelante y si abandonará el Consejo de Dirección.

Tampoco ha aclarado si estaría dispuesto a presidir la gestora que tendría que formarse en caso de que la dirección fuese revocada. "Yo sólo estoy para presidir el Imserso", ha bromeado pidiendo no adelantar acontecimientos y haciendo alusión a los 76 años por los que ya justificó no volver a presentarse a las elecciones.

"Estamos muy vivos"

Rosa Díez, que no hizo declaraciones al entrar, dijo su intervención en el Consejo Político que no se planteaba dimitir porque la considera el "mayor daño" que se le puede hacer al partido ahora.

Tampoco ha querido hacer declaraciones el candidato en las pasadas elecciones andaluzas, Martín de la Herrán, quien durante la última semana ha dicho no ser partidario de la dimisión de Rosa Díez pero sí considera necesario que el partido asuma una serie de cambios para obtener la confianza de los ciudadanos.

El 'número dos' de Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán, ha subrayado que este sábado "tiene que quedar clara" cuál será la línea del partido para "poder seguir trabajando" y ha negado que la formación esté "desintegrada". "Muchos han querido darnos por muertos, pero si nos juntamos es que estamos muy vivos", ha reivindicado.