Bush en los jardines de la Casa Blanca (REUTERS)
Bush camina por los jardines de la Casa Blanca (REUTERS/Joshua Roberts) REUTERS

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reveló el jueves una estrategia a largo plazo contra el cambio climático, con planes para reunir a los países que producen la mayor parte de los gases de efecto invernadero y establecer un objetivo de emisiones global.

Bush también reduciría las barreras tarifarias para compartir tecnología ecológica, como parte de una estrategia anunciada mientras se prepara para asistir la próxima semana a la cumbre del Grupo de los Ocho en Alemania, que posiblemente esté dominada por el tema del cambio climático global.

Reunión de contaminantes

Bush planea convocar para el otoño boreal a la primera de una serie de reuniones sobre alternativas para limitar las emisiones globales en una cantidad establecida para el 2050.

Serían invitados aproximadamente 15 países que son los productores del 80% de los gases de efecto invernadero.

Además de los países del G-8, participarían China, La India, Rusia, Brasil, Aunstralia entre otros

El encuentro posiblemente incluya a los países desarrollados del G8, a China e India, que están en rápido crecimiento, y a Brasil, Australia, Sudáfrica, México, Corea del Sur y Rusia.

"Estados Unidos se toma este tema seriamente", dijo Bush.

Meta mundial "a largo plazo"

En negociaciones previas a la cumbre, Washington rechazó establecer objetivos concretos para reducir los gases de efecto invernadero, por los que abogan otros participantes.

La forma de superar el desafío de la energía y del cambio climático mundial es mediante la tecnología

No obstante, por primera vez, el presidente Bush ha hablado de establecer una meta mundial "a largo plazo", aunque ese acuerdo no llegaría hasta finales de 2008.

En todo caso, Bush insistió en que "la forma de superar el desafío de la energía y del cambio climático mundial es mediante la tecnología".

Sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, dejó en claro que Estados Unidos continuará rechazando la estrategia europea para una propuesta que apunte a tratar el cambio climático global a través de reducciones de emisiones de carbono del estilo Kioto.