Los combates registrados en el sur de Afganistán dejaron al menos 36 muertos, 16 de ellos policías afganos atacados por insurgentes talibanes en la provincia de Zabul, según portavoces oficiales.

Los policías murieron en un ataque contra su puesto ocurrido en el distrito de Shahjoy, en el norte de la provincia sudoriental de Zabul, informó el portavoz de Interior, Zemaria Bashari, quien añadió que fue repelido con apoyo del Ejército.

Combates en Helmand

En la sureña provincia de Helmand, al menos 20 talibanes murieron en un ataque conjunto del Ejército afgano y las tropas internacionales de la ISAF, que bombardearon "varios recintos enemigos" en el distrito de Sangin, según el portavoz de Defensa, Zahir Azimi.

20 talibanes murieron en un ataque conjunto del ejercito afgano y tropas de la ISAF
El general Azimi explicó que la operación comenzó este jueves por la mañana en la zona de Shaly, en el norte de Helmand.

Fue en esa provincia donde murieron siete soldados de la ISAF al estrellarse su helicóptero , que los talibanes reivindicaron haber derribado.

Derribo del helicóptero de la ISAF

El portavoz talibán Zabeeullah Mujahid dijo que fueron sus fuerzas las que hicieron caer uno de los dos helicópteros que sobrevolaban anoche el área de Kajaki, en Helmand.

Los Talibanes aseguran que derribaron el helicóptero con un "nuevo cohete antiaéreo"
Según Mujahid, que elevó a 35 el número de bajas, los talibanes emplearon un "nuevo cohete antiaéreo" para derribar el "Chinook", que se vio envuelto en llamas en el aire antes de impactar contra tierra.

Los insurgentes anunciaron el pasado domingo haber lanzado una nueva operación, que bautizaron como "Kamin" (emboscada), en la que utilizarán "todo tipo de armas y ataques", según un portavoz, que subrayó que incluye combates cuerpo a cuerpo y tácticas de guerrilla.

Operación de envergadura en Helmand

"Estamos entristecidos, pero no desanimados", mantuvo la portavoz de la ISAF Angela Billings en un comunicado, en el que informó de la continuación de las operaciones en Helmand.

El objetivo estratégico de estas operaciones es proteger la construcción de la presa de Kajaki
Según explicó, unas 2.000 tropas de la ISAF y afganas, la mitad de ellas británicas, están empeñadas en Helmand en la "Operación Lastay Kulang" (mango de hacha, en lengua pashtún) para "detener los intentos de los extremistas talibanes de controlar el valle de Sangin" y es una continuación de la "Operación Aquiles".

El objetivo estratégico de estas operaciones es proteger la construcción de la presa de Kajaki, en el distrito del mismo nombre vecino de Sangin, que, financiada por EEUU, dará electricidad a 1,8 millones de habitantes del sur del país.