En rueda de prensa, el secretario general del Sindicato Independiente de Empleados Públicos (SIEP) de Córdoba, José Antonio Torres, consideró que es "insuficiente porque no es ejemplarizante y no conlleva un efecto disuasorio para agresores potenciales", ya que la indemnización corresponde al tiempo que estuvo el profesor de baja, 225 días, lo que supone 8,9 euros diarios.

Por ello, el sindicato ya ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial con el fin de que valore si el importe de la indemnización es adecuado o no, ya que en este tipo de casos "no hay criterios objetivos y el juez establece la cuantía según su impresión", tal y como explicó el letrado del sindicato, Antonio Sáncez.

Los hechos se produjeron en noviembre de 2004 cuando el alumno mantenía un comportamiento "inadecuado, molestaba y alteraba el ritmo normal de la clase". Todo ello, con una actitud "insultante y de menosprecio" hacia el profesor, por lo que le ordenó que se marchara del aula.

El adolescente se negó a ello, profiriendo palabras malsonantes mientras que el profesor lo agarró por un brazo y por el hombro para obligarlo a salir, cuando en ese momento el alumno consumó la agresión.

Por ello, la sección segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba ya dictó también una sentencia por la que confirmó en todos sus extremos la dictada en su día por el Juzgado de Menores de Córdoba sobre el alumno, condenado a 75 horas de prestaciones en beneficio de la comunidad y tres fines de semana de permanencia en su domicilio por un delito de atentado y de falta de lesiones contra el profesor, a quien le dio dos golpes en el pecho.