El convento de la congregación de las Siervas de María en Alcoi (Alicante) ha sido clausurado este jueves, después de 119 años de trabajo en la ciudad, debido a que en los últimos meses tan sólo contaba con la residencia de tres hermanas y "la falta de vocaciones" hace que "sea inviable mantener alguna de las casas abiertas", según detalló una de las últimas religiosas, Sor Presentación.

 

"La falta de vocaciones" hace que "sea inviable mantener alguna de las casas abiertas"

El cierre de las dependencias en Alcoi ha obligado a esta religiosa y las otras dos hermanas, Sor María Jesús y Sor Rosa, a ser reubicadas, las dos primeras en Valencia, mientras que la tercera se traslada a Milán.

La secretaria de las hermanas, Sor Presentación, explicó que en su labor diaria, se dedican "a la asistencia de enfermos con preferencia en los domicilios particulares, y también en hospitales", y en algunos casos en Alcoi durante muchos años han llevado la Mutua de Valencia.

La religiosa hizo un balance "positivo" del trabajo realizado por las Siervas de María en Alcoi desde su ubicación en 1888 en Alcoy, hace 199 años, y aseguró que han hecho un "trabajo a gusto y agradecidos por ambas partes, por las hermanas y por los enfermos".

Adiós con dolor

Asimismo, las hermanas explicaron que acogen la noticia de la marcha definitiva "con mucho dolor", pero con resignación, dado que "no queda más solución porque se da una falta de vocaciones y el envejecimiento del personal, han llevado a que las superioras tomaran la decisión: la aceptamos, pero es dolorosa de verdad".

La congregación, según añadió, ha tenido que cerrar varias casas en España debido también a "la falta de nuevas hermanas", y consideró que una prueba de esta situación es el hecho de que en Alcoi sólo quedaban tres siervas de María, después de que otras siete en mes anteriores fueran también trasladadas a otras casas que tiene la congregación en el ámbito nacional.

Las religiosas desconocen el destino o uso que se dará al convento

 

Por el momento, las religiosas desconocen el destino o uso que se dará al convento y a la capilla situada en la calle La Cordeta y que fue la casa de las hermanas desde 1910, decisión que será adoptada por la superiora de la comunidad en próximas fechas.

Las Siervas de María a su llegada a Alcoi en 1888, estuvieron "primero instaladas en la calle de San Blas, en un piso pequeño", y pronto "se trasladaron a Santo Tomás", gracias a la donación de una vecina alcoyana llamada Teresa Gozálbez Miró, según recordó Sor Presentación.

El apoyo popular hizo que el 8 de febrero de 1910, se trasladaran a la calle La Cordeta y levantaran un convento con capilla, que ha sido su residencia en Alcoi hasta la mañana de este jueves.