El vecino de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras) Benito M.M., conocido como el 'Rambo' valdeorrés, ha confesado haber apuñalado a la pareja de su exesposa en una cena en el año 2013, en la breve sesión de su juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Ourense.

La vista, que comenzó con retraso en la sala y contó con la presencia de varias alumnas de la facultad de derecho, empezó con el reconocimiento, por parte del acusado, de haber cometido los hechos, a preguntas de la jueza y luego del fiscal.

"Habíamos bebido todos", indicó el acusado, tras responder afirmativamente a la narración de la jueza según la cual "en un momento dado" cogió un cuchillo y se lo clavó a G.J.C.D., pareja en aquel momento de su exesposa S.G.G. Según el acusado, el agredido "se fue por su pie" y negó haber retenido a nadie.

"no nos dejaba salir"

Tras la confesión, el fiscal dijo renunciar a los testimonios policiales y de peritos, por lo que solo comparecieron para declarar el agredido y la mujer que fue pareja de ambos.

La víctima explicó que en la madrugada del 14 de octubre de 2013, cuando cenaban en casa del acusado, Sonia y él decidieron marcharse "y ahí empezó el lío", pues Benito "dijo que no". "Cuando me levanté de la mesa yo ya tenía el cuchillo clavado debajo del corazón y me caí al suelo", según el relato del agredido.

Por su parte, la que fue pareja de ambos declaró mediante videoconferencia que en aquel encuentro "todo fueron problemas". "Benito empezó a discutir, después de beber mucho, a insultar y a meterse con todos y, sin más, le dio una puñalada a Guillermo y después no nos dejaba salir para pedir ayuda porque se estaba desangrando". Según explicó, al cabo de media hora, ella y su hijo escaparon y pudieron buscar auxilio para el herido.

Atenuante por haber bebido

En la explicación de las conclusiones, el fiscal mantuvo el relato de su escrito inicial, según el que, el acusado, durante la cena de aquella noche "y de manera totalmente sorpresiva", abrió un cajón de la mesa y sacó un cuchillo de 24 centímetros "que clavó en el pecho" de la nueva pareja de su exesposa "con la intención de acabar con su vida".

El apuñalamiento se produjo debajo del corazón y afectó a la pleura pulmonar, por lo que el agredido requirió 19 días de estabilización con permanencia en la UCI hospitalaria.

El acusado estuvo en prisión por esta causa desde el 14 de octubre de 2013, en el mismo día de los hechos, ocurridos de madrugada en su casa. Allí cenaron él, su exesposa, un hijo de ella y la víctima que era la pareja de la mujer en aquel momento.

El fiscal pidió pena de 5 años de prisión por un delito de intento de homicidio y dijo tener en cuenta, como atenuante, la circunstancia de la ingesta previa de alcohol del acusado.

"No se dan elementos que permitan mantener la acusación por detención ilegal pues todos pudieron salir por su propio pie", según el fiscal.

En su escrito inicial, el fiscal consideraba que los hechos constituían un delito de intento de homicidio, por el que pedía 8 años de prisión para el acusado, y dos de detención ilegal al impedir la salida de la mujer y su hijo para pedir ayuda, por los que pedía 4 años de prisión, además de la prohibición de acercarse a ellos.

El abogado de la defensa expuso en pocos minutos sus conclusiones finales, después del fiscal, para explicar que "no había pruebas de los delitos de detención ilegal" y ya que su defendido reconoció haber acuchillado a la víctima consideró "bastante justa la pena pedida por el fiscal".

Múltiples antecedentes

El escrito definitivo del fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, incluye referencias a los "múltiples antecedente penales" de Benito M.M..

Entre ellos, hace referencia a una condena en 2012 por tenencia ilícita de armas. También fue juzgado por agresiones a su exesposa y a vecinos de la comarca, donde es conocido como el 'Rambo' de Valdeorras. El juicio por intento de homicidio quedó visto para sentencia.

Consulta aquí más noticias de Ourense.