Un grupo de unas 60 madres del colegio público "El Prado" de Olivares (Sevilla) se encerraron hoy en el centro en protesta por la no concesión de una clase de 3 años para el próximo curso, lo que obligará a desplazar a 20 niños a otro colegio situado a tres kilómetros y sin transporte público.

Jesús Gómez Crespo, presidente de la Asociación de Padres y Madres (AMPA) dijo a Efe que las madres protestan además por la falta de monitores para los cuatro niños con discapacidad del centro, ya que el único monitor en plantilla no puede atender a todos.

También critican que aún no se hayan eliminado las barreras arquitectónicas del colegio, lo que el próximo curso va a crear problemas de ubicación para los alumnos con discapacidad física, según el presidente de la AMPA.

Gómez Crespo indicó además que la ratio del colegio está saturada, pues todas las clases están por encima de los 25 niños e incluso los dos grupos de 3 años tienen 26 niños por clase.

No obstante, el motivo central del encierro, según el presidente de la AMPA, es que la consejería de Educación no ha concedido para el próximo curso una nueva clase para alumnos de 3 años, lo que obligará a ubicar a 20 alumnos en otro colegio situado a tres kilómetros de distancia y que carece de transporte escolar.