Cárcel
Interior de una prisión. Carlos H. Vázquez

El Pleno del Congreso dará definitivamente este jueves luz verde a la reforma del Código Penal que introduce la prisión permanente revisable e incorpora medidas anticorrupción como el delito de financiación ilegal de los partidos y la obligación a los corruptos de devolver el dinero sustraído para salir de prisión.

Tras más de un año y seis meses de tramitación parlamentaria en la que se han presentado más de 2.000 enmiendas al articulado entre ambas cámaras, la reforma será aprobada con los votos del PP y el rechazo en bloque de la oposición que critica la ley por "innecesaria, populista y punitiva".

Una vez pase el trámite de este jueves, el Código Penal se convertirá en el gran proyecto estrella del Ministerio de JusticiaCon todo, las mayores críticas a la norma las acapara la polémica figura de la prisión permanente revisable, cuya constitucionalidad defienden los populares ante las fuertes críticas de toda la oposición, que denuncia la incorporación al ordenamiento jurídico español de "una cadena perpetúa encubierta".

El texto, que modifica el Código Penal de 1995, deberá ser refrendado por la Cámara baja tras ser enmendado en su tramitación en el Senado.

Una vez pase el trámite de este jueves, el Código Penal se convertirá en el gran proyecto estrella del Ministerio de Justicia aprobado por las Cortes en esta legislatura, ya que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha optado por presentar reformas menos ambiciosas para aligerar su tramitación en las cámaras, ante el poco margen que resta para las próximas elecciones generales.

Entre las principales novedades figura la introducción de la prisión permanente revisable, el aumento a 16 años de la edad de consentimiento sexual, la supresión de las faltas o la tipificación como delito de la financiación ilegal de partidos.