Lugovoi, sospechoso de la muerte de Litvinenko
El ex espía Lugovoi es el principal sospechoso del crimen de Litvinenko. EFE

El caso Litvinenko da otra vuelta de tuerca tras las revelaciones de uno de los principales sospechosos de su muerte, el ruso Alexander Lugovoi, que ha declarado que el envenenado era un espía británico.

El empresario y ex agente del KGB, acusado por la Justicia británica del asesinato en Londres del antiguo espía Alexandr Litvinenko, afirmó también que tiene datos que involucran al MI-6, los servicios secretos británicos, en el crimen.

Lugovói dijo que el propio Litvinenko le había revelado que había sido reclutado por el MI-6 y que, más tarde, el maganate ruso exiliado en Londres, Boris Berezovski, había comenzado a trabajar con ellos.

"Los ingleses, de hecho, me propusieron reunir información comprometedora sobre el presidente (ruso, Vladímir) Putin y los miembros de su familia", dijo el ex agente de los servicios secretos rusos, que afirmó que a él también trataron de recrutarlo.

Lugovoi se reunió con Litvinenko en el hotel Millennium de Londres el 1 de noviembre.

Allí se encontraron rastros de radiación, y ocho empleados del lugar y tres huéspedes dieronpositivo por estar contaminados con pequeñas dosis de polonio.

El caso Litvinenko

El antiguo espía ruso Alexander Litvinenko, conocido por sus afiladas críticas al presidente ruso, Vladímir Putin, murió en noviembre por una alta dosis de radiación emitida por polonio 210, una sustancia radiactiva de la que la Policía británica encontró rastros en su casa.

La Policía británica también halló trazas de esa sustancia, un isótopo del metaloide radiactivo polonio, en un hotel y un restaurante de Londres que Litvinenko visitó el día que cayó enfermo.