La demanda no se refiere específicamente al anuncio realizado por Odyssey el 18 de mayo de que había recuperado legalmente monedas de oro y plata por un valor estimado en 500 millones de dólares de un barco naufragado de la era colonial apodado 'Cisne Negro' en un punto sin desvelar del Océano atlántico.

Sin embargo, el Ministerio de Cultura español considera sospechoso ese descubrimiento - uno de los mayores hallazgos mundiales de un tesoro hundido - y dijo que el botín podría haber salido de un galeón español hundido.

'El Reino de España no ha abandonado su propiedad y otros derechos en barcos hundidos del Reino de España, en barcos hundidos mientras estaban al servicio del Reino de España y en la carga u otras propiedades del Reino de España en barcos hundidos', dijo la demanda, presentada en el tribunal de Distrito Central de Florida.

'Toda la soberanía y otros derechos sobre estos barcos, carga, objetos y otros contenido han sido reservados', afirmó.

'El Reino de España afirma además y vuelve a declarar que la captura, recuperación u otra alteración o recuperación no autorizada por Odyssey Marine Exploration de propiedades del Reino de España no está autorizada, y el Reino de España se reserva todos los derechos y daños que procedan de estas actividades'.

Un portavoz de Odyssey, que tiene su sede en Tampa, no estuvo inmediatamente disponible para comentar la demanda, que fue presentada en nombre de España por el abogado de Washington James Goold.

Sin embargo, la compañía ha dicho que la misión de recuperación 'Cisne Negro' no estaba bajo jurisdicción española.

Goold dijo que la demanda del miércoles era una de las tres que el Gobierno español iba a presentar contra Odyssey para bloquear su reivindicación de varios barcos hundidos, incluyendo el 'Cisne Negro'.

El abogado reconoció no obstante que había muchas ambigüedades sobre las reclamaciones realizadas por Odyssey, dado el secretismo con el que ha operado.