Enfrentamientos en Ferrol
Miembros de la Cofradía de Mariscadores de Ferrol se enfrentaron con agentes de una brigada antidisturbios de la Policía Nacional. (EFE). EFE

El patrón mayor de la Cofradía de Mariscadores de Ferrol Bernardo Bastida, que el martes trató de impedir la entrada a puerto del puerto del buque Mourad Didouche, cargado con gas metano, ingresó la noche del miércoles en prisión por orden del juez, ante el que prestó declaración sobre esos hechos.

Según informó a Efe Víctor Manuel López, abogado de Bastida, el juez decretó el miércoles prisión provisional sin fianza para su defendido a quien se le acusa de delitos de "coacciones, amenazas, desobediencia a la autoridad y desórdenes públicos" presuntamente cometidos durante los incidentes registrados ayer en el puerto del Ferrol.

Los hechos, que se derivaron en enfrentamientos entre pescadores y la policía, ocurrieron el martes cuando varias embarcaciones se interpusieron en la ría de Ferrol para imposibilitar el acceso a puerto del Mourad Didouche que iba a descargar gas metano en la planta de Reganosa, todavía en fase de prueba.

Detenido durante los altercados

Bastida fue detenido por la Policía Nacional durante los altercados y, tras pasar la noche del martes en el cuartel de la Guardia Civil, ingresó a las 21:15 horas de ayer por orden judicial en la cárcel coruñesa de Teixeiro.

Ayer por la noche, en el momento en que el vehículo policial conducía a Bastida al la prisión de Teixeiro, se produjo un nuevo enfrentamiento entre un grupo de mariscadores que esperaban frente al cuartel de la Guardia Civil y agentes de una brigada antidisturbios de la Policía Nacional.

Según constató Efe, uno de los mariscadores increpó a los agentes que acordonaban la zona y reaccionaron con una carga policial contra los pescadores.

Enfrentamientos

A este enfrentamiento sucedieron otros por las calles de Ferrol y en ellos compañeros de Bastida lanzaron piedras y objetos contra los agentes que dispararon botes de humo.

Los mariscadores, al igual que el citado Comité y algunos vecinos de Mugardos, donde está situada la planta de gas, temen que tanto esa instalación como la presencia de buques cargados con ese combustible, que sólo pueden acceder a la ría de Ferrol durante la pleamar, ya que consideran que puede suponer un peligro para la población en caso de accidente.

El Mourad Didouche, que llevaba 123.000 metros cúbicos de gas natural licuado, es el segundo buque gasero que logra entrar en la ría de Ferrol y descargar el gas en la planta, aunque en las dos ocasiones ha sido necesario un amplio dispositivo policial ante las protestas de diversos colectivos.