BIO Nació en Andujar en 1946, aunque su familia emigró a Madrid. Actualmente vive en Francia. Fue empresario y tuvo dos teatros en Madrid.

¿Cuándo aprendiste a silbar?

Me presenté en 1958 a un concurso del programa de Radio Madrid, Conozca a sus vecinos. Si ganaban te daban 200 pesetas y un bote de Cola cao. Un primo mío que trabajaba en Chicote me dejó su guitarra. Cantaba canciones de Elvis Presley pero sólo me sabía dos acordes y cuando llegué al solo, lo silbé. Les encantó y así empezó todo.

¿Quién le puso lo de Kurt como nombre artístico?

Fue el presentador de la radio Bobby Deglané, que se inventó el Carrusel deportivo y muchos programas, el que me digo que lo de Curro sonaba a cantaor de flamenco.

Y se hizo mundialmente famoso con el silbido de El Bueno, el feo y el malo...

Lo que menos me podía esperar yo. Fíjate, el taxista que me ha traído llevaba la sintonía en el móvil. Mucha gente me lleva en el móvil sin saberlo. Ahora en Francia van a sacar una remezcla de la banda sonora con arreglos tecno. No paran de sacar versiones.

¿Y cómo fue su relación con el mundo del cine?

Pues, muy poca, en realidad. Mucha gente me pregunta que cómo es Clint Eastwood y no lo conozco, sinceramente. A Ennio Morricone lo conocí hace poco. Yo sólo iba al estudio, me daban la partitura y la silbaba, ya está.

¿Cúantos disco ha sacado?

Cuarenta y tres. Ahora sale uno nuevo en el que he hecho un rap y una versión silbada de Apache de los Shadows.

¿Está casado con una torera francesa?

Sí, aunque dejó los ruedos cuando nos casamos. Tiene siete cornadas muy graves y la retiré. (risas) Tenemos dos hijos, la chica baila flamenco y mi hijo estudió informática y compone música con el ordenador.

Y su mayor fan es su madre, ¿no?

Sí, siempre confío en mí. Pagó a plazos mi primera guitarra cuando no teníamos nada. Ahora me regalan las guitarras para hacerles publicidad, fíjate como son las cosas. Ella vive en Palma, tiene 90 años y siempre que salgo por la tele la saludo porque sé que no se pierde un programa.

¿Qué tal con Buenafuente?

Muy bien, lo conozco de cuando estaba en la radio y me encanta su programa. Ahora me llama cada dos semanas y todo es improvisado. No me dicen lo que tengo que decir. Intento ser natural y espontáneo y digo lo primero que se me ocurre.