Greenpeace alertó ayer de la posibilidad de «un grave accidente nuclear de consecuencias aún peores que el de Chernóbil» debido a los problemas de seguridad de las centrales españolas, en especial la de Santa María de Garoña, en Burgos. Los ecologistas aseguran que la corrosión afecta de forma grave al reactor de Garoña.