Un hombre de unos 40 años mantuvo anoche en jaque a los vecinos de la avenida del Puerto, 81, al atrincherarse en su casa con su madre y abrir la espita del gas. El hombre, que según los bomberos sufrió una especie de crisis de ansiedad, se encerró sobre las nueve de la noche en su casa, abrió el gas y se refugió en la cocina, armado con cuchillos. Para reducirlo se trasladaron hasta el domicilio siete coches de Policía Local y Nacional y un coche de Bomberos. Después de dos horas fue la propia madre quien abrió la puerta a los bomberos, que ventilaron la vivienda. El hombre fue sacado de la casa, bocabajo, en una camilla. No hubo heridos.