27M.

Descalabro insospechado en la Casa Gran. El presidente de ERC en Barcelona, Jordi Portabella, anunció ayer que se plantea pasar a la oposición y dejar en minoría al futuro gobierno de Jordi Hereu.

Sin embargo, el republicano no cerró la puerta a la negociación. «Esquerra no rompe nada», dijo Portabella, que seguirá «hablando» para definir un modelo de ciudad con «cambios profundos».

Con semblante serio, Portabella aseguró que su decisión no es ningún amago y advirtió de que «sería un error pensar que esto es una táctica negociadora».

Mañana de contactos

Desde el PSC, no acaban de creerse la posición de ERC. De hecho, el concejal electo socialista Carles Martí se mostró convencido de la reedición del tripartito, tras una mañana de primeros contactos con sus antiguos socios.

Para Martí, los ciudadanos quieren un gobierno de izquierdas, ya que, de lo contrario, «las urnas dirían otra cosa». El gobierno municipal, explicó el edil socialista, «sólo puede tener solidez con los tres grupos».

Las negociaciones sirvieron para que el PSC, ICV y ERC hablaran de aspectos de programa y analizaran los resultados electorales. El número dos de los ecosocialistas, Ricard Gomà, señaló que la reunión tuvo «un valor conceptual» y se dejó para más adelante el reparto de áreas.

La oposición aprovechó el desconcierto como una ilustración de la debilidad del futuro gobierno. El candidato de CiU, Xavier Trias, dijo que la decisión de Portabella es el resultado de las «trampas» del PSC en su relación con Esquerra. El líder del PP, Alberto Fernández Díaz, pidió a Hereu que gobierne en minoría y le tendió su mano a pactos puntuales.

Sorteo a cara o cruz por un regidor

Un sorteo lanzando una moneda a cara o cruz dio ayer el cuarto regidor en disputa en Malla a Independents per Malla frente a CiU, aunque ambos partidos se repartirán la legislatura en dos mandatos. También harán un sorteo en Llavorsí (Lleida). En Figueres, el socialista y alcalde en funciones Joan Armangué anunció su dimisión ante los malos resultados. El candidato de CiU en Tarragona, Joan Aregio, atribuyó ayer la derrota de su partido a «la alta abstención» y anunció que quiere presentarse en 2011. En Matadapera, Jordi Comas (ERC) seguirá como concejal, tras perder la Alcaldia. Y el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, negó una crisis en el partido.

Anuncios y reacciones

Jordi Portabella. ERC.

«Debemos reflexionar»

Beneplácito de la dirección de ERC. «El grado de comprensión ha sido alto». «Creemos que no puede ser que no pase nada tras perder, los tres partidos, 140.000 votos». «Los resultados nos llevan a reflexionar» y «definir un modelo de ciudad que no tenga un exceso de coincidencia con lo que ya se ha hecho».

Xavier Trias. CiU.

«Falta una imagen de solidez»

«Estaba convencido de que habría dificultades, no en el nombramiento de Hereu como alcalde, pero sí para dar una imagen de solidez en el Ajuntament». «Tendremos la mano tendida para llegar a acuerdos en los grandes temas». «No hemos ganado las elecciones, y el papel que tenemos que hacer es estar en la oposición».