Un detenido saudí en la base de Bahía Guantánamo murió este miércoles, aparentemente por suicidio, aseguró un mando militar estadounidense.

En un comunicado, el Mando Central estadounidense (que supervisa la prisión militar en la base naval del sureste de Cuba) indicó que "cuando sus guardias encontraron al detenido en su celda éste no respondía y presentaba parada respiratoria".

Fue el cuarto suicidio en Guantánamo desde que se instaló el campo de prisioneros en enero de 2002. El 10 de junio de 2006, dos saudíes y un yemenita se ahorcaron con sábanas.

Cerca de 380 presos extranjeros, considerados por EEUU como "combatientes enemigos" y a los que niega las protecciones que otorgan las convenciones de Ginebra, permanecen retenidos en esa cárcel.

El Mando Central, con sede en Tampa (Florida), indicó que el Servicio de Investigaciones Penales de la Marina ha abierto una investigación sobre el incidente.

También precisó que los restos del suicidado "se tratan con el mayor respeto" y un asesor cultural asesora a los responsables para garantizar que el cuerpo recibe el trato adecuado de acuerdo con las costumbres y la religión del infortunado.