Después de la inauguración. Los 1.600 restos humanos hallados durante las excavaciones de las obras de restauración del templo del Salvador reposan ahora en un depósito. Lo han habilitado en las dos salas que conforman la sacristía alta, detrás del altar mayor de la iglesia.

Tras los estudios antropológicos llevados a cabo quieren crear un banco osteológico (de huesos) abierto a los investigadores.

«En Europa sólo hay cuatro o cinco de este tipo. Los restos hallados son de 1712 a 1830», explica Fernando Mendoza, arquitecto de la iglesia del Salvador.

«Apareció un esqueleto de un varón con la dentadura comida. Se cree que era un curtidor que trabajaba en la zona», explican fuentes de Cultura. De gran interés son los restos de niños encontrados, la mayor muestra infantil recuperada en la ciudad.

«Empezaremos a buscar financiación después de la inauguración, el 2 de marzo de 2008», dice Mendoza, quien desea contar con la universidad.