La actriz ha confesado que probó el vodka durante el rodaje de We own the night para tranquilizarse antes de filmar las escenas de sexo con Joaquin Phoenix.