El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, rechazó ayer cualquier pacto de Gobierno con UPN, marca del PP en Navarra,  mientras el partido de Mariano Rajoy no pida perdón por los «insultos», «descalificaciones» y «mentiras» proferidas contra los socialistas en esa comunidad.

UPN, con 22 escaños, fue el partido más votado con diferencia en la Comunidad Navarra, pero se quedó a cuatro de la mayoría absoluta. Una coalición entre Na-Bai, PSOE e Izquierda Unida podría hacerle perder el Gobierno.

De ahí que Mariano Rajoy esgrimiera ayer los valores comunes de PSOE y PP en la sesión de control del Congreso, en un intento de formar un Gobierno de coalición entre los dos grandes partidos  y salvar el puesto del presidente navarro, Miguel Sanz.

«UPN y el PSOE comparten el modelo de Estado. Ambos quieren que Navarra sea Navarra, y que forme parte del Estado», dijo Rajoy a Zapatero antes de sugerirle la posibilidad de  una coalición. Rajoy pidió al presidente del Gobierno que no le dé la llave de la gobernabilidad a un partido, Nafarroa-Bai, cuyo primer candidato «pide la independencia» y «quiere que Navarra deje de ser Navarra».

Zapatero, impertérrito

El líder del PSOE recogió sin excesivo entusiasmo el guante lanzado por Rajoy. «Han sembrado discordia sobre Navarra y en Navarra, eso se traduce en pérdida de apoyos», sentenció el presidente, para explicar la pérdida de escaños de UPN.

Sin embargo, Zapatero no cerró la puerta del todo a un posible acuerdo, lo que impide saber aún quién gobernará en Navarra. «Mientras ustedes no rectifiquen lo que han dicho hacia los socialistas navarros, tendrán difícil la colaboración, aunque no imposible», afirmó el líder socialista. Éste se mostró dispuesto al diálogo «por la convivencia», pero «no para usar Navarra para dividir a los navarros y a los españoles».

UPN podría gobernar en minoría

Los socialistas recelan de los perjuicios que, a 10 meses de las generales, podría acarrearles un pacto con Nafarroa Bai, lo que podría favorecer un Gobierno de UPN en minoría. El PSOE teme las críticas del PP si dejan que sea presidente  «un señor como Patxi Zabaleta que, legítimamente, defiende que Navarra sea, junto al País Vasco, un territorio independiente de España».