Una vecina de Leganés, Concepción G. R., de 37 años, lleva en huelga de hambre desde el lunes para pedir ayudas económicas que le ayuden a pagar su piso del Ivima.

Concepción, con una enfermedad coronaria y una minusvalía del 56% por una depresión, fruto de unos malos tratos, podría ser desahuciada por impago.

La mujer, que tiene dos hijos de 12 y 14 años, no puede afrontar los costes de la vida cotidiana, hasta el punto de que ayer el Canal de Isabel II le cortó el suministro de agua. El Ivima negó ayer que haya amenazado a esta inquilina con echarla de la casa.