Cuatro personas han sido arrestadas por la Policía por presunta explotación sexual, entre ellos dos rumanos que coaccionaban a la sobrina de uno de ellos para que se prostituyera en un club de Fuente de Piedra. Al parecer, tenía que pagarles 20.000 euros, deuda contraída por traerla a España. A la tía de la víctima la encontraron ejerciendo también en el local junto a otras cuatro mujeres que estaban en situación irregular.