Hillary mandó espiar y destruir a las amantes de Bill Clinton

  • Se publican en las próximas semanas dos libros escritos por tres prestigiosos periodistas, entre ellos uno de los que destapó el Watergate.
  • Afirman que el matrimonio estuvo a punto de no casarse y, después, de divorciarse.
  • Hillary no habría leído el informe sobre espionaje para decidir su sí a Irak y tendría un carácter ambicioso, controlador e inteligente, según las biografías.
Hilary Clinton aspira a presentarse por el partido demócrata a las próximas elecciones presidenciales norteamericanas.
Hilary Clinton aspira a presentarse por el partido demócrata a las próximas elecciones presidenciales norteamericanas.
REUTERS

Dos libros de próxima publicación escritos por prestigiosos periodistas se adentran en la intimidad de la postulada como candidata presidencial Hillary Clinton y detallan, entre otras cosas, su tortuosa relación con su esposo, Bill.

A diferencia de publicaciones anteriores escritas por sus detractores, esta vez los autores son periodistas con inmejorables credenciales.

Se trata de Carl Bernstein, el reportero del The Washington Post que junto con Bob Woodward destapó el escándalo Watergate, lo que les valió un premio Pulitzer y el respeto de las generaciones venideras de plumillas, y de Jeff Gerth y Don Van Natta, periodistas-investigadores del The New York Times.

'A Woman in Charge: the Life of Hillary Rodham Clinton', un volumen de 640 páginas, le llevó a Bernstein ocho años de investigaciones y más de 200 entrevistas con amigos, colaboradores y adversarios de la senadora, aseguró la editorial Alfred A. Knopf.

Brillante, controladora y ambiciosa

En ese libro, que saldrá a la venta el próximo 5 de junio con una tirada inicial de 275.000 copias en Estados Unidos, Bernstein retrata a la mujer que ayudó a definir una presidencia y podría protagonizar otra como brillante, controladora y ambiciosa, según el Washington Post, que tuvo acceso a ambos volúmenes.

En cuanto al otro libro, titulado 'Her Way: The Hopes and Ambitions of Hillary Rodham Clinton', saldrá a la venta el 8 de junio aunque el The New York Times planea publicar un extracto en su revista dominical del 3 de junio.El libro explica que, durante la campaña de 1992, un equipo dirigido por la ex primera dama -que lidera las encuestas de opinión entre los pre-candidatos demócratas-,

contrató a un investigador privado para que siguiera a Gennifer Flowers, amante de Bill cuando él era gobernador de Arkansas, y la agobiase 'hasta su destrucción'.

 Un voto poco informado

El volumen también sugiere que antes de votar a favor de la guerra en Irak, la senadora por Nueva York no leyó el informe de las agencias de espionaje sobre la situación en ese país en 2002, e incluye información sobre un supuesto plan secreto del matrimonio Clinton.

Ese ambicioso plan, para renovar el Partido Demócrata y por añadidura la política del país, suponía que, tras las elecciones de 1992, cada uno disfrutaría de dos mandatos (ocho años) al frente de la Casa Blanca.

Pero lo más jugoso seguramente corresponda a los detalles relacionados con las numerosas infidelidades de él y los quebraderos de cabeza de ella para decidir si se casaba, primero, y si continuaba en un matrimonio a varias bandas, después.

En los libros desfilan las mujeres de Bill en Arkansas, sobre todo Marilyn Jo Jenkins, una ejecutiva de la que el ex presidente se enamoró y por la que presuntamente estuvo a punto de divorciarse de su mujer, según Bernstein.

De acuerdo con el periodista, Bill quiso divorciarse de Hillary para estar con Jenkins en 1989, pero Hillary se negó, ya que, según dijo a Betsey Wright, jefa de personal del entonces gobernador de Arkansas, "hay peores cosas que la infidelidad".

Insaciable afán de superioridad

Entre otras fuentes, el libro entrevista a Bo Boorstein, ex ayudante de Bill que señala que Hillary es una de las personas "con más afán de superioridad que he conocido en mi vida", una característica que, en su opinión le condujo al desastre en varias ocasiones.

Los volúmenes, no obstante, tienen un sustancial punto débil: ninguno de los escritores entrevistó directamente a Hillary o a Bill, y los asesores de Hillary señalan que, en todo caso, éstos no ofrecen nada nuevo.

"La verdadera noticia es que fueron necesarios casi una década y tres reporteros para no encontrar ninguna noticia", dijo Fabiola Rodriguez-Ciampoli, portavoz hispana de la campaña de la senadora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento