El director del Servicio de Estudios del BBVA, José Luis Escrivá, previó este martes que el precio de la vivienda en España crecerá este año "ligeramente por encima de la inflación", y en 2008 registrará "caídas en términos reales".

Escrivá, que participó en una jornada sobre perspectivas económicas en la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza, recalcó que se tratará de un "ajuste suave", y en ningún caso tan brusco como el que se produjo a principios de la década de los 90, con caídas en términos reales de hasta el 15 por ciento.

Según dijo momentos antes de su conferencia, a partir de 2008 "habrá un periodo de unos años con los precios de la vivienda prácticamente estabilizados".

A pesar de la ralentización del sector de la construcción, Escrivá aseguró que la economía española será capaz de mantener en los próximos años un crecimiento superior al 3 por ciento.

Escrivá apuntó que la economía española dispone de diferentes elementos que pueden compensar la menor actividad de la construcción, como las inversiones en bienes de equipo, que son "muy fuertes", y unas exportaciones "muy dinámicas".

Estos factores "van a permitir que la economía siga creciendo por encima del 3 por ciento", recalcó.

Soportes fuertes

El Servicio de Estudios de BBVA cifra el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el 3,7 por ciento para este año y en el 3,1 por ciento para 2008.

Sobre el mercado de renta variable, Escrivá opinó que la bolsa española "tiene soportes fuertes" que le permitirán "crecer moderadamente en los próximos años", aunque no al ritmo de los dos últimos ejercicios.

El director del Servicio de Estudios del BBVA descartó que la bolsa "vaya a ajustarse" por los buenos resultados de las empresas y los crecimientos esperados.

También destacó que las familias españolas "están aguantando bien" la subida de los tipos de interés, de la que previó que "tocará techo en los próximos trimestres en torno al 4,25 ó 4,50 por ciento.

Por ello, calculó que la carga financiera de las familias alcanzará máximos a finales de este año, y a partir de entonces "comenzará a ralentizarse".

No obstante, recordó que la economía española es "más vulnerable" que otras ante una subida fuerte de los tipos, una posibilidad que el Servicio de Estudios "no contempla" por la "ausencia de inflación".

Menos importancia

Escrivá restó importancia a los informes que alertan sobre la escasa productividad de la economía española, puesto que, en su opinión, "hay muchos problemas de medición" de este concepto.

"Cuesta pensar que empresas tan rentables durante tanto tiempo sean poco productivas", y aseguró que cuando se compara la productividad en términos desagregados "los resultados no son muy distintos de Europa".

En cambio, reconoció que España debería mejorar el mercado laboral con un mayor fomento de la movilidad geográfica, para compensar las mayores tasas de paro de algunas regiones con la mejor situación de otras comunidades autónomas, como Aragón.

Escrivá indicó que Aragón es una de las regiones "más dinámicas en este momento, con una economía muy diversificada, unos crecimientos de la productividad por encima de la media nacional, y una creación de empleo intensa".