La Pyramide, Abidjan (Côte d’Ivoire), by Rinaldo Olivieri, 1973
Edificio 'La Pirámide' en Abiyán (Costa de Marfil), diseñado por el arquitecto italiano Rinaldo Olivieri © Iwan Baan

El vergonzoso reparto de África pactado en la Conferencia de Berlín de 1884 por las grandes potencias occidentales, sobre todo europeas y sin presencia de ni un solo representante del continente que estaban troceando imperialmente, tuvo consecuencias perniciosas —el esquilme de las materias primas, el sometimiento de los pueblos, la represión de las identidades, la estructura racista de algunos sistemas...— pero, al menos, no demasiada duración en el tiempo.

En 1910 declaró la independencia la entonces llamada Unión Sudafricana, la primera república soberana excolonial. En 1975 lo hizo Angola, último bastión del imperio portugués. Entre ambas fechas, pero sobre todo en las décadas de los años cincuenta y sesenta, la descolonización fue imparable [calendario de fechas de indepencia, en inglés]. El goteo de naciones independientes, fomentado por el final de la II Guerra Mundial y la consiguiente mala fama de las políticas exteriores invasivas a cara descubierta y la consolidación de los nacionalismos africanos, creó un clima de entusiasmo liberador en todo el continente.

Edificios que uniesen voluntades

Un libro y una exposición de tema inédito estudian cómo cinco de las nuevas naciones aprovecharon el impulso emocional y económico de los primeros años de soberanía nacional para sufragar la construcción de edificios que funcionasen como hitos, uniesen voluntades y representasen de manera tangible y visible el horizonte del futuro. African Modernism - The Architecture of Independence (Modernismo africano - La arquitectura de la independencia) propone una visión panorámica de una parcela de realidad poco conocida de la historia reciente.

Las fotos de Iwan Baan y Alexia Webster se exhiben en una exposición El tomo, coordinado por el arquitecto Manuel Herz, acaba ser editado por Park Books [640 páginas, 68 euros de PVP]. Contiene fotos encargadas en comisión exclusiva para la publicación del prestigioso fotógrafo holandés de arquitectura Iwan Baan y la reportera sudafricana Alexia Webster. Una selección de las imágenes se exponen hasta el 31 de mayo en Architecture of Independence, una muestra del Vitra Design Museum de Weil am Rhein (Alemania).

'Extraordinario periodo'

El repaso por el "modernismo africano" se restringe a los cinco países donde el "extraordinario periodo" de entre 1950 y 1970 dio lugar a la edificación  de obras notables por diseño y planteamiento. Se trata de Ghana (independiente desde marzo de 1957), Senegal (junio de 1960), Costa de Marfil (agosto de 1960), Kenia (diciembre de 1963) y Zambia (octubre de 1964).

La arquitectura experimental y futurista como expresión nacional Durante los procesos de descolonización e independencia la arquitectura experimental y futurista "se convirtió en el principal medio por el que las naciones jóvenes expresaban sus identidades nacionales", dicen los promotores del libro y la exposición, de los que hablan como "las primeras presentaciones de esta etapa de la historia reciente de la arquitectura".

Diseños 'heroicos y atrevidos'

Los 103 edificios seleccionados son sedes legislativas, bancos centrales, estadios, centros de conferencias, universidades y monumentos conmemorativos de la independencia. Tienen diseños "heroicos y atrevidos que reflejan el espíritu de futuro que era dominante en los países".

En algunos casos los diseños eran 'importados' de la potencia colonial También representan, añaden, "las dificultades, contradicciones y dilemas que las jóvenes naciones experimentaron en su proceso de independencia". En algunos casos, por ejemplo, los diseños eran importados de la antigua potencia colonial, copias casi exactas no concebidas para una ubicación africana.

Entre las construcciones seleccionadas llaman la atención el edificio La Pyramide en Abiyán (Costa de Marfil), diseñado por el brutalista italiano Rinaldo Olivieri; el Kenyatta International Conference Centre, de Nairobi (Kenia), del noruego Karl Henrik Nøstvik, y la Universidad de Zambia de Lusaka,  proyectada por Julian Elliot.