El presidente ruso, Vladímir Putin, proclamó este miércoles que rusos y ucranianos son un solo pueblo durante un acto frente al Kremlin para celebrar el primer aniversario de la anexión de la antaño península ucraniana de Crimea. "En Rusia siempre pensamos que rusos y ucranianos son un mismo pueblo. Yo sigo pensando lo mismo ahora", dijo Putin desde el escenario de un mitin-concierto a escasos metros de la Catedral de San Basilio y de la Plaza Roja, ante más de 100.000 personas.

Seguiremos marchando adelante, reforzando nuestro estado y fortaleciendo nuestro país

Putin, cuyo estado de salud despertó la pasada semana toda clase de especulaciones, aseguró que Rusia "hará todo lo que pueda para que Ucrania supere este difícil período lo antes posible y también para restablecer unas normales relaciones entre estados". Además, advirtió de que "el nacionalismo radical siempre es perjudicial y peligroso" y se mostró "convencido" de que el pueblo ucraniano castigará a aquellos que llevaron al país a su estado actual, es decir, a la guerra civil en el este del país.

Putin, quien estaba acompañado por los líderes de Crimea, destacó que hace un año el pueblo ruso demostró "un extraordinario patriotismo" al apoyar el retorno a Rusia de los crimeos y habitantes del puerto de Sebastopol. "Comprendimos que Crimea no es un territorio cualquiera, incluso tratándose de uno estratégico, ya que hablamos de millones de rusos, millones de compatriotas rusos que necesitaban nuestra ayuda y apoyo", subrayó.

Crimea, como si fuera Jerusalén

El jefe del Kremlin, quien en su momento comparó la península con Jerusalén, recalcó que no se trata de sumar territorio, "ya que Rusia tiene suficiente", sino de que Crimea es parte de los orígenes históricos, espirituales y estatales de Rusia. Por otra parte, aseguró que Rusia "superará todos los problemas y dificultades que nos intentan crear desde fuera", en alusión a las sanciones económicas occidentales. "Esa es una labor fútil en relación con Rusia. Seguiremos marchando adelante, reforzando nuestro estado y fortaleciendo nuestro país", indicó.

Recientemente, Putin reconoció que ordenó el retorno de Crimea, que pertenecía a Ucrania desde 1954, después de que fuera derrocado el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, el 22 de febrero de 2014. Putin, que admitió que estaba dispuesto a poner en alerta sus arsenales nucleares en caso de que hubiera sido necesario, se convenció de que los crimeos querían ser rusos cuando en un sondeo secreto el 75 por ciento de los habitantes de la península se manifestaron a favor del ingreso en la Federación Rusa. El 16 de marzo de 2014 más del 96 por ciento de los crimeos se pronunciaron a favor de la reunificación con Rusia, proceso que Ucrania y Occidente consideran una anexión en toda regla y se niegan a reconocer.

Más de 100.000 personas, según las primeras estimaciones de fuentes policiales, se congregaron este miércoles en la cuesta de San Basilio y el puente sobre el río Moskova para participar en este mitin. En un ambiente festivo, con banderas y globos de colores, y bajo el lema "Estamos juntos", los numerosos asistentes se concentraron para asistir a la actuación de conocidos artistas y políticos, con pancartas en las que se lee lemas como "Ya Krim (yo soy Crimea), Je suis Crimea".