El urbanismo es el escollo a salvar por PSOE y BNG

  • Como en la anterior legislatura, el PXOM puede suponer un problema para el pacto.
  • Caballero y Domínguez emplean discursos parecidos a 2003.

De aquí al 16 de junio Abel Caballero y Santi Domínguez tendrán que sentarse para formar el nuevo Gobierno local y, a juzgar por los programas con los que concurrieron ambos a las elecciones, sólo el urbanismo podría crear serias diferencias de criterio.

Precisamente ha sido esa cartera la que tan de cabeza ha traído a nacionalistas y socialistas cada vez que han tratado de aliarse para gobernar Vigo.

Para espantar un poco los miedos del pasado mandato semestral, ambos líderes van lanzando pequeños globos sonda para templar los ánimos.

Si Domínguez dijo el mismo día "D" que Vigo tendría "un alcalde socialista", Caballero se desmarcaba el pasado lunes destacando el "profundo respeto que siente por el BNG".

No obstante, Domínguez se sabe indispensable para que Caballero sea alcalde y sólo dos días después, es decir, ayer, trató de tensar la cuerda para ver cómo responde su posible socio: "lo único seguro es que apoyaremos con nuestros votos la investidura de Caballero".

Discurso parecido

Más allá de las señales de acercamiento, algunas frases suenan muy parecidas a las que empleaban en 2003 Lois Pérez Castrillo (BNG) y Ventura Pérez Mariño (PSOE).

Nada más terminar el recuento, hablaban de "un pacto rápido" –como Caballero la noche del 27-M–.

El empeño del socialista en 2003 era crear un Gobierno "único e igualitario", frase parecida a la que empleó el lunes Caballero: "Crearemos un Gobierno igualitario y con un estilo propio".

Hace cuatro años, el BNG utilizó el urbanismo como arma arrojadiza contra Pérez Mariño basándose en que quería acabar un PXOM que se había empezado a gestar con Castrillo como alcalde.

Ahora que el Plan está terminado, hay dos cosas que podrían hacer que el ladrillo vuelva a enquistar las relaciones de ambos partidos.

Lo primero es que Caballero está convencido de modificar el PXOM para reservar el 40% de suelo a VPO.

Si Domínguez es capaz de convencerle de que con la Ley do Solo de la Xunta será suficiente, habrán salvado un escollo.

Lo segundo responde a lo estríctamente político: después del batacazo del BNG en las elecciones, conseguir una cartera como Urbanismo podría darle a Domínguez un respiro con respecto al partido.

Lo que une a ambos programas, que no lo separe el PXOM

Abel Caballero. Partido Socialista

abel urbanismo

El socialista centró su programa en vivienda y movilidad, además de las promesas hacia barrios y parroquias.

Autobuses cada cinco minutos por el centro y cada 15 por las parroquias, bonos de transporte más baratos, buses transversales y rutas a los centros de trabajo.

6.000 viviendas protegidas. Concejalía de Vivienda y Empresa Municipal de la Vivienda. Los pisos sociales deben estar repartidos por toda la ciudad.

100 millones de euros para humanizaciones, para hacer más centros de día para mayores, más guarderías, más centros sociales y mejores transportes.

Agilizar la creación del cuarto hospital, un centro de salud en cada barrio o parroquia que lo necesite y mejorar el servicio de atención primaria.

Santi Domínguez. Bloque Nacionalista Galego

santi urbanismo

El nacionalista no dio grandes cifras, sino que se comprometió a mejorar las parroquias y trabajar por las personas.

Propone autobuses que atraviesen la ciudad de punta a punta en 15 minutos. Humanizaciones y grandes bulevares que permitan a la gente pasear fácilmente.

Viviendas protegidas para todas las edades y en todos los barrios y parroquias para evitar guetos. Colaboración total con la Consellería de Vivenda (BNG).

Humanizaciones, oficinas municipales que sirvan para hacer las gestiones administrativas y las patrullas de barrio, encabezadas por los más mayores.

Acabar con las listas de espera, aumentar el número de camas, agilizar la construcción del cuarto hospital y crear un mejor servicio de atención primaria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento