Despliegue militar ruso en Crimea
Llegada de tanques T-72 del ejército ruso a bordo de trenes de mercancías a la estación de ferrocarril de Gvardeyskoe cerca de Simferopol, Crimea. Sergei Ilnitsky / EFE

Un informe de la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) alertó este martes de que las autoridades de la región de Crimea no han investigado una serie de desapariciones y torturas a opositores políticos.

Amnistía Internacional condenó la campaña para silenciar a los disidentes por parte de las autoridades de Crimea, después de que el lunes se cumplió un año de la anexión de la península a Rusia.

Desaparecidos

El informe de AI señala que desde que se produjo esa anexión al menos siete personas han desaparecido y una de ellas ha sido encontrada sin vida y con signos de tortura.

Tres de esos desaparecidos eran tártaros que fueron vistos por última vez mientras hombres enfundados en uniformes negros les empujaban dentro de una furgoneta.

Las autoridades que están al frente de la región han creado un clima de miedo en CrimeaAdemás, varios miembros de la Casa de Ucrania en Crimea, una organización que promueve la cultura y la lengua en la zona, también han desaparecido sin que se haya obtenido hasta el momento rastro alguno de ellos.

El análisis también denuncia que las autoridades que están al frente de la región han creado un clima de miedo en Crimea, utilizando la intimidación y las leyes restrictivas para silenciar a los medios y las organizaciones no gubernamentales.

El director de AI en Europa y Asia Central, John Dalhuisen, señaló que desde que Rusia anexionó la península de Crimea "las autoridades de facto han desplegado tácticas intimidatorias para acabar con los disidentes".

"Una serie de desapariciones de personas entre marzo y septiembre ha provocado que varias voces críticas con las autoridades abandonen la región", puntualizó Dalhuisen.

Además, Dalhuisen afirmó que "aquellos que permanecen en Crimea tienen que hacer frente al acoso de las autoridades, determinadas a silenciar a sus oponentes".

Un año del referendum

Este informe se publica un día después de que el lunes se cumpliese un año del referéndum que decidió la separación de Crimea del territorio de Ucrania, una consulta solo reconocida por Moscú.

Moscú considera que el referéndum se ajustó a la legalidad, ya que Crimea pertenecía a Rusia y fue cedida en 1954 por el entonces líder soviético, Nikita Jruschov, a Ucrania, cuando ambos países formaban parte de la URSS.