Viajar en bus, en tren o en el Tram con mascota es caro o imposible

  • El tranvía sí admite animales pequeños en su jaula, en Renfe pagan medio billete y el bus los prohíbe, menos perros lazarillo.

Los amantes de los animales lo tienen muy crudo para viajar con sus mascotas en transporte público, tanto en las líneas del bus como en el Tram o Renfe.

En los vehículos de Masatusa y La Alcoyana solamente pueden viajar los perros lazarillo, también autorizados en el tranvía y el tren.

Otros animales de compañía, sean grandes o pequeños, están prohibidos, según las normativas del autobús.

En el tranvía son más permisivos.

Según fuentes de FGV, se tiene muy en cuenta que las mascotas que suben a bordo no molesten.

Así, los animales que vayan en sus jaulas o bolsas de transporte podrán subir al Tram, siempre y cuando estén controlados. En Renfe deben pagar la mitad del billete, sin descuento de ida y vuelta ni derecho a asiento.

Con sus amos y sin molestar

En los trenes de Renfe las mascotas tienen muchas más normas. mascotas

No pueden superar los seis kilos, deben estar dentro de una jaula de ciertas dimensiones y el dueño se hará cargo de los daños que puedan causar.

Si molestan a los demás viajeros, el interventor tendrá que sacarles del vagón y asignarles otro sitio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento