Vista actual de la restauración
Vista actual de la restauración. (Á.C.)

¿Quedamos en la Mónica? Quizá esta pregunta jamás sea formulada por las generaciones futuras. Miles de malagueños se han citado o referido a la chimenea de la desaparecida fábrica de plomo de Los Guindos por el nombre de mujer que alguien le pintó en los años ochenta.

¿Cosas del amor? Ésa es la teoría más extendida en la ciudad a la hora de explicar cómo alguien pudo subir a 60 metros de altura en aquel testigo mudo del pasado industrial malagueño para inmortalizar «Mónica». Pero pocas cosas son eternas. El Ayuntamiento ha decidido restaurar la chimenea y recuperar sus 104 metros originales. En el proyecto se incluye la eliminación de la célebre pintada.

Se desconoce quién amó y pintó a Mónica en la chimenea, pero ya hay admiradores de la chimenea Mónica con nombre y apellidos. Por ejemplo, Carlos Miranda. Es un profesor universitario de Bellas Artes. Ha pedido a sus alumnos que hagan una obra crítica sobre la rehabilitación de este icono malagueño.

«La idea es que no es sólo patrimonio lo que consideramos como tal, sino que existen objetos y expresiones que forman parte de la memoria colectiva y que también deberían recuperarse», explica Miranda a Europa Press.

En 20minutos.es, los lectores han dejado comentarios en un artículo de Esperanza Peláez sobre este tema: «Será raro mirarla y no ver Mónica por ningún sitio», afirma una malagueña que dice ser... ¡Mónica!

¿Mantendrías tú la pintada? ¿Sabes quién la hizo?

Cuéntanoslo en: www.20minutos.es