Una mujer de una localidad del centro de Pakistán huyó de su casa tras dictaminar un consejo tribal que ha de ser violada por el padre de una menor de la que abusó su marido, en un caso que ninguna de las familias afectadas ha planteado a la Policía, informó la prensa.

La corte tribal juzgaba a Rafiq Naunari, padre de cinco hijos y habitante del pueblo de Jehanian, cerca de Multán, la capital de la provincial oriental paquistaní de Punjab, según el diario "Daily Nation".

Violar a la mujer del violador

El pasado día 23, Naunari fue sorprendido abusando de una niña de ocho años a la que había secuestrado cuando ésta acudía al colegio, pero logró escapar y aún está en paradero desconocido.

Los hermanos del violador ofrecieron a sus cuatro hijas, pero el padre de la víctima las rechazó
El padre de la víctima se dirigió al "panchayat", una especie de "corte" local, que estudió el caso y rechazó varias de las ofertas de la familia Naunari para limpiar su honor por el delito de Rafiq.

Los tres hermanos de Rafiq ofrecieron a sus cuatro hijas en matrimonio al padre de la niña violada, Muhammad Nawaz, que las rechazó.

La corte dictaminó entonces que fuera la esposa de Rafiq la que pagara el delito de su marido siendo entregada a Nawaz, pero la mujer logró huir antes de que se ejecutara la "sentencia".

Sin denuncia ante la policía

El oficial de Policía de Multán Mirza Muhhammad Ali explicó que ni la familia de la niña violada ni la del violador han denunciado el caso ante las autoridades.

Los códigos de honor medievales hacen pagar a la mujer los delitos cometidos por la familia
La Policía ha arrestado a dos hermanos y un sobrino del presunto violador y ordenado que se haga un estudio médico a la niña para recabar pruebas de la violación y poder formular una denuncia.

Aunque penadas legalmente, en zonas rurales paquistaníes siguen siendo frecuentes "veredictos" como el de Jehanian, basados en códigos de honor feudales que hacen pagar a las mujeres los delitos cometidos por los hombres de su familia.