La SGAE ha multiplicado por once los ingresos que obtiene en concepto de compensación por copia privada o, lo que es lo mismo, por la aplicación del canon digital, según recoge el diario Expansión.

En 1999 la entidad obtuvo 2,2 millones de euros con el sistema de remuneración compensatoria, una cifra que ha pasado a 23,6 millones de euros en 2005, según la última cifra publicada por la propia SGAE.

En este momento, el nuevo canon digital, que amplía los dispositivos sujetos a pagar a las entidades de gestión, se encuentra en punto muerto.

Fabricantes y entidades de gestión de derechos no consiguieron llegar a un acuerdo sobre la cuantía de ese canon dependiendo del dispositivo, por lo que en este momento la pelota se encuenta en el terreno de la Administración.

Dependiendo de la decisión que se tome, entidades como la SGAE podrían cuadruplicar lo que ingresan mediante el canon, un hecho muy criticado por los fabricantes, que alegan que este tipo de medidas contribuyen a destruir la industria tecnológica.