Coche eléctrico
La cantidad mínima de postes de recarga debería ser de 4.000 en 2020, según Deloitte, pero en España, en 2016, hay hasta ahora 1.700 en toda la geografía española. EFE/ARCHIVO

La empresa de energía Endesa y compañía automovilística Nissan se han aliado para dar un nuevo impulso a la movilidad eléctrica en Europa y lanzar al mercado un sistema comercialmente viable que convierta lo que “hoy es una realidad tecnológica en una realidad comercial”.

Será posible integrar la generación de energía no conectada a la red

Ambas empresas planean la comercialización de vehículos eléctricos e infraestructura de recarga que permitan la doble direccionalidad (V2G, Vehicle to Grid).

Con esta tecnología se hace posible que el punto recargue el vehículo eléctrico y que el consumidor pueda usar la energía acumulada en el automóvil para circular. Además, los usuarios podrán suministrar energía a su hogar o vender la energía sobrante al sistema, si la legislación lo permite.

La propuesta en la que se trabajará conjuntamente consta de un cargador bidireccional de Endesa, que se podrá activar desde el propio punto o desde sistemas externos de gestión de energía. Además, será posible integrar la generación de energía no conectada a la red, como paneles solares y turbinas eólicas en aquellos países donde la regulación lo permita.

El acuerdo, firmado durante el pasado Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, incluye otras áreas de actuación conjunta, como el estudio de la posible reutilización de las baterías de los vehículos eléctricos y el diseño y evaluación de innovadoras ofertas de paquetes de energía y movilidad eléctrica.