Valdebebas
Imagen del parque forestal de Valdebebas. Ayuntamiento de Madrid

En junio de 2014, en plena exaltación monárquica por la coronación de Felipe VI, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, anunció que el parque forestal de Valdebebas, cuya inauguración está prevista en abril, llevaría el nombre del nuevo rey. El pasado día 11, la Junta Municipal del distrito de Hortaleza aprobó la propuesta de Botella con mayoría absoluta con los votos del Partido Popular y el rechazo de toda la oposición (UPyD, IU y PSOE).

"Qué mejor tributo de los ciudadanos de Madrid a nuestro rey", señaló el concejal de distrito Ángel Donesteve (PP) ante un grupo de vecinos que se dieron cita en el pleno y protestaron por la iniciativa de forma silenciosa, pero con mensajes que suenan muy claros: "Es nuestro parque y se llama Valdebebas", se podía leer en sus camisetas. Pero la indignación vecinal no se va a quedar ahí. Este martes hay convocada una reunión de distintas asociaciones vecinales y colectivos de Hortaleza en la que se debatirán posibles movilizaciones contra la decisión unilateral del Consistorio de cambiar el nombre de la zona verde, que proviene del arroyo que pasaba por allí, ahora en proceso de recuperación.

Estamos dispuestos a realizar concentraciones para denunciar este hecho e incluso ir a Cibeles "No entendemos por qué se ha decidido cambiar el nombre del parque sin ni siquiera consultar a los vecinos. Es el parque por el que llevamos luchando décadas. Estamos dispuestos a realizar concentraciones para denunciar este hecho e incluso ir a Cibeles", asegura Javier Martínez, de la Asociación de Vecinos Cárcavas de San Antonio, la agrupación más próxima al parque y una de las más activas en esta reivindicación. "Se ha tomado una decisión importante sin consultar y sin abrir un proceso participativo. Vamos a intentar visibilizar este hecho acudiendo a plenos y realizando concentraciones", afirma Javier Díaz, de la Asociación Cultural Danos Tiempo.

Los vecinos Hortaleza, con una población algo más de 175.000 personas, según datos del Ayuntamiento de Madrid, consideran que el Consistorio de Botella quiere, a pocos meses de los comicios municipales (24 de mayo), sacar rédito electoral para su partido de un proyecto de zona verde por el que el movimiento vecinal lleva trabajando décadas y que la administración local ha ignorado históricamente.

"Aguirre vendrá a hacerse la foto"

"En los años 90, cuando Esperanza Aguirre (actual candidata a la Alcaldía de Madrid) era responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Valdebebas era el mayor vertedero ilegal de Madrid y no hizo nada. Ahora vendrá Aguirre a inaugurarlo para hacerse la foto con el rey", señala Francisco González, de la Asociación Vecinal La Unión de Hortaleza. "Los vecinos hemos luchado mucho para que Valdebebas sea declarada zona verde. Todo el mundo conoce la zona con ese nombre. Parece más lógico que se llame así y creo que podemos lograrlo", añade.

Juan Cruz, de la Asociación de Vecinos de Manoteras, comparte esa visión: "Ha supuesto un gran esfuerzo para los vecinos poner en marcha el proyecto. Ha sido un logro intergeneracional. Cambiando el nombre del arroyo por el del actual rey nos están robando el trabajo de muchos años y creo que se le está haciendo un flaco a la monarquía, ya que puede crear incluso una desafección de la población hacia la institución".

Un proyecto frustrado

El terreno de Valdebebas, con 2.400 hectáreas de zona verde, fue concebido a finales de los 70 como la Casa de Campo del noreste de la capital. "Los sucesivos mordiscos mordiscos especulativos y la construcción de otros proyectos como la Ciudad Deportiva del Real Madrid o la Ciudad de la Justicia ha reducido notablemente su tamaño", lamenta Javier Martínez. Según el Ayuntamiento de Madrid, el parque forestal, con forma de árbol, cuenta con 470 hectáreas ubicadas junto a los barrios de Valdebebas, Las Cárcavas y Sanchinarro. Sin embargo, los vecinos sostienen que su tamaño real es de 172 hectáreas: "El Ayuntamiento cuenta como parte del parque las grandes avenidas asfaltadas por donde circulan los coches", explica Francisco González.

Del parque Arias Navarro a la calle Azul

En Madrid, existen numerosos espacios públicos que han creado polémica entre los vecinos por su denominación. Es el caso del parque Arias Navarro, en Aluche, dedicado al político franquista, o la plaza Margaret Thatcher, exprimera ministra del Reino Unido (1979-1990) conocida por sus políticas conservadoras y de recortes en los servicios públicos. También generó controversia que se le pusiera el nombre de Santiago Carrillo, exsecretario general del Partido Comunista (1960-1982) y figura clave de la Transición, a una calle. El pleno municipal lo aprobó con la abstención del PP. La misma reticencia provocó que un instituto público llevara el nombre de Manuel Fraga, exministro franquista (1962-1969). La bautizada como calle Azul, antigua Fresneda, fue también objeto de polémica, ya que el Ayuntamiento de la capital se saltó la normativa y lo hizo a petición del BBVA, según denunció Izquierda Unida. En la rebautizada como calle Azul se encuentra la sede del grupo BBVA, cuya imagen corporativa es de ese color.

Consulta aquí más noticias de Madrid.