El acuario del Zoo de Madrid celebra su décimo aniversario con una nueva granja para corales

El Zoo Aquarium de Madrid celebró hoy el décimo aniversario de su acuario con la apertura de la primera granja española de cría de corales, que servirá para investigar y divulgar los misterios de estos animales en peligro de extinción.
Durante el acto, el conservador jefe del acuario, Javier González,explicó que esta nueva instalación responde al "leitmotiv" del acuario,que, aunque es conocido por haber sido la tercera institución en lograrla reproducción del tiburón gris en el mundo, goza de reconocimientointernacional por sus arrecifes de coral, animales "imprescindibles" para mantener el equilibrio del planeta.


González describe la granja, que recibe al visitante nada más entrar,como "descubrir el capó de un coche" y es que, según explicó, hastaahora "la trastienda" de la cría de corales tropicales nunca se habíaexpuesto al público español.

La instalación, capaz de albergar hasta 200 piezas, nace con vocación de investigación, pero "sobre todo" divulgativa porque
"la gente no protege lo que no conoce", segúnGonzález, quien hizo hincapié en que el efecto invernadero, el turismode masas y los métodos de pesca "agresivos", como el de arrastre, estánhaciendo mella en las colonias de coral.

Según González, los países con mayor número de corales están en vías dedesarrollo, lo que, en ocasiones, impide su uso "sostenible", ya que eshabitual recurrir a los arrecifes para construir casas o incluso pistasde aterrizaje "a falta de ladrillos".

El conservador precisóque los corales no son plantas, sino animales que se nutren deelementos que contiene la "traza" del agua marina, como el calcio o elyodo, y añadió que, además de producir oxígeno y consumir monóxido decarbono, actúan como "auténticas guarderías" para los peces de altamar. La instalación se compone de varios tanques de agua marina, que elpropio Zoo fabrica, y está dotado de tubos para reproducir lascorrientes marinas, que deben variar según la especie que se estécriando.

Estos animales, que
crecen una media de seis centímetros anuales, seadhieren a rocas o tubos de plástico para favorecer su crecimiento enlos tanques, que sólo comparten con dos pequeños peces herbívoros,destinados a comerse cualquier alga que pueda robar espacio a loscorales.

En estos diez años de andadura, señaló González, el acuario ha vividoalegrías, desgracias, "muchas anécdotas" y ha incorporado entre susvecinos, además de los citados tiburones grises, al animal más viejo detodo el Zoo, una tortuga verde de 75 años que sigue "más sana que unalechuga".
Mostrar comentarios

Códigos Descuento