Fin de la odisea
Algunos de los inmigrantes que fueron rescatados el año pasado por un pesquero español junto a Malta (Karl Azzopardi / EFE) Karl Azzopardi / EFE

Malta se negó este lunes a aceptar en su territorio a un grupo de 26 inmigrantes norteafricanos, dejándoles varados en un remolcador español que los rescató de las aguas del Mediterráneo.

El remolcador, Mont Falco, estaba situado a unas 87 millas (140 kilómetros) al sur de Malta después de que las autoridades de la isla dijeran al capitán que no podía hacerse cargo de los inmigrantes.

Malta insiste en que los inmigrantes, rescatados el sábado, fueron recogidos en aguas libias.

Segundo caso en un año

Las autoridades de la isla se negaron también a acoger a los 51 inmigrantes rescatados por un pesquero español en circunstancias similares el año pasado.

El tema fue resuelto tras varios días de negociaciones que terminaron cuando España, Andorra, Libia e Italia se repartieron a los inmigrantes, aunque Malta se quedó con tres que necesitaban tratamiento médico.

La isla del Mediterráneo ha registrado un flujo constante de inmigrantes en mayo y se cree que las marejadas no esperadas han causado varios naufragios.

El pasado 18 de mayo, un varón de 21 años de Costa de Marfil fue el único superviviente de un grupo de 30 personas cuya embarcación se hundió a 75 millas al sur de Malta.

Tres días después, un avión fotografió a una embarcación con 57 inmigrantes pero cuando llegaron las patrulleras no encontraron rastro de ninguno de ellos.