El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha reconocido estar "orgulloso de estar en Andalucía" por "lo que ha hecho la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, con la Ley de Dependencia", en referencia a "que se hayan mantenido las prestaciones y se sigan incorporando dependientes al amparo de esa Ley, y que el Gobierno de Díaz gaste tanto dinero como el Gobierno central" en esa materia.

Así lo ha precisado en un acto en Chiclana de la Frontera (Cádiz) organizado por la Asociación Sociocultural de la Mujer (Asocum), que lo ha premiado con la XV Mención 'Hombres por la Igualdad'. Zapatero ha manifestado en su discurso que la Ley de Dependencia "está llamada a remover el cuadro de obstáculos que impide la igualdad", y que hay que "seguir apostando por mantener esa Ley".

Tras resaltar lo "injusta y qué prolongada" que ha sido "la noche oscura de la historia para las mujeres", ha llamado a seguir incidiendo en la igualdad "a través de los libros y la cultura". Al hilo, ha lamentado que "sólo el 25 por ciento de los libros que se publican lo son por mujeres", y que "sólo el 12 por ciento de los libros de texto" están escritos por mujeres", destacando que, sin embargo, "las mujeres leen más que los hombres".

"Los datos dan la foto; no puede ser que sólo el 12 por ciento de los libros de texto sean de mujeres, porque habrá una educación condicionada", ha enfatizado, para reconocer acto seguido que "la hay" y que lo que "más" le ha "dolido" de el actual Gobierno de España es que haya quitado "la educación para la ciudadanía". En este sentido, se ha preguntado "¿A quién puede molestar que educar ciudadanos, en valores, en pluralismo, en libertad?".

Ha repasado distintos "logros" como "la Ley del matrimonio homosexual", recordando en ese punto de "las cosas que se dijeron cuando hicimos esta Ley" y de que hubiera "tantos obispos por las calles porque decían que se iba a perder la familia", mientras que ahora las familias están "feliz de ver a tanta gente feliz, porque el amor es de cada uno y de cómo quiera amar".

Además, ha apuntado que "si hay una negación de la libertad de las mujeres, la más odiosa e insoportable es la de la violencia que ejercen los hombres sobre ellas", afirmando posteriormente que siente "vergüenza profunda como hombre de que haya hombres que maltratan a las mujeres".

"afán de igualdad"

Sostiene que "el afán de igualdad y la visión de una convivencia pacífica" llevó a su gobierno a "que la primera Ley fuera la Ley contra la Violencia de Género, una Ley que ha sido referencia". "Claro que hay que llenarla de contenido, pero tiene una gran ventaja: es una Ley que permanecerá en el tiempo, igual que otras muchas", ha apostillado.

Ha aseverado que "el machismo criminal es la causa de las causas", y ha expuesto que "cuando uno piensa que una de cada cuatro mujeres en el mundo sufre maltrato se pregunta en qué mundo vive". "Hasta hace poco tiempo se medio justificaba, era una cosa privada, ¿Cómo podemos hablar de cultura cuando pasaba eso en tantos hogares tras los visillos, en las cocinas, en los dormitorios", se ha cuestionado, para responderse que "eso no es privado, eso es público, eso es de la sociedad".

Al respecto, ha reseñado que ése "fue el gran pronunciamiento de la Ley, pasar de violencia doméstica a violencia de género, de una cuestión privada a una cuestión pública, de convivencia, de género".

Ha afirmado que la "Ley de igualdad entre hombres y mujeres es casi un código de la igualdad", y que vive "con la satisfacción que las leyes que van a marcar esta primera parte del siglo XXI buena parte de los derechos ciudadanos permanecen, no han sido derogadas".

"Esto es lo que más importancia tienen para mí", ha destacado, explicando que "aquellos que la combatieron, hoy la han tenido que aceptar porque ha sido la cultura social la que respaldaba ampliamente leyes de derechos".

"reafirmar los valores de la cultura"

En esta línea, ha apostado por "afirmar muy fuertemente los valores de la cultura, una y otra vez, reafirmarlos", porque "nuestra idea, nuestra fe, nuestro origen, nuestro color de piel y nuestra orientación sexual son la expresión de la diversidad, abundancia, riqueza".

Sostiene que "la humillación, imposición de un credo, de la doctrina y de la moral atenta directamente contra cualquier visión del hombre y de la existencia", abundando en que "la historia está llena de montañas de mentiras contra los diferentes, las minorías y las mujeres".

"La historia está llena de mentiras pero también de grandes versos, cantantes, poetas", ha apuntado, recordando unos versos de Leonard Cohen: "hay héroes en las cloacas y niños por las mañanas inclinándose por amor, y lo seguirán haciendo siempre".

Ha precisado que en su "tiempo de tarea política" ha tratado "de hacer de la causa de la igualdad la más profunda, la que he sentido más, con ningún ángulo sin tocar, ningún resquicio sin combatir", y ha recordado por último "a una andaluza, una vieja republicana que había luchado toda su vida y que seguía en la lucha" y que, en su presencia y durante un acto dijo "yo no tiro la toalla: la toalla es mía", una frase que lleva "en el corazón".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.