La Consejería de Sanidad ha enviado al Ayuntamiento de Gálvez el resultado de los análisis, tras la anomalía producida en el agua de consumo humano, que han determinado que cumplen con todos los criterios sanitarios de calidad de agua para consumo.

La anomalía se produjo el pasado 27 de febrero, debido a un vertido detectado en el sistema de abastecimiento de agua de la Mancomunidad Cabeza del Torcón, que motivó la declaración de alerta, y por tanto, iniciar el protocolo de prohibición de consumo del mismo, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Por tanto, desde este momento, el Ayuntamiento de Gálvez ha anulado el bando que se publicó de urgencia el mismo día de la incidencia y que prohibía su consumo, informando en este momento al municipio de que todo vuelve a la normalidad.

El alcalde de Gálvez, Manuel Fernández, se ha congratulado "de la respuesta de entendimiento con la que todos sus vecinos y empresas locales han llevado durante todos estos días el no poder consumir agua de la red de abastecimiento, habiendo sido todo un ejemplo de cómo actuar ante alertas sanitarias de este tipo".

También ha agradecido la "rápida actuación" de la Consejería de Sanidad, así como la de los empleados del propio Ayuntamiento y Gestagua que actuaron "con la rapidez y eficacia precisa para que en ningún momento se produjera un daño colateral no deseado".

Durante estos ocho días el Ayuntamiento ha colaborado estrechamente en el abastecimiento de agua potable a empresas locales cuya actividad requiere un gran consumo de agua, para aminorar el impacto de la alerta sanitaria, que este viernes "concluye sin ningún incidente".

Consulta aquí más noticias de Toledo.