Las reclamaciones de consumidores descendieron un 7,6 por ciento en la Comunitat en 2014, hasta 11.597 quejas, la mayoría por telefonía (32%), seguido de bancos (8,1%) y gas (6,4%), mientras que el número de denuncias repuntó un 33,1 por ciento, con 2.202 recogidas por los servicios territoriales de las tres provincias.

Así lo ha señalado este viernes el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, quien ha presidido la reunión del Consejo de Consumidores y Usuarios de la Comunitat en la que se han presentado el balance de actuaciones de 2014 y las acciones previstas para 2015 en este campo.

En 2014 hubo 3.715 quejas de consumidores sobre telefonía, unas 300 menos que en 2013, 935 reclamaciones sobre bancos y entidades financieras, un 34,7 por ciento menos, y 738 sobre gas, un 26% más, seguidas de las relacionadas con el transporte y la adquisición de bienes y servicios en grandes superficies .

En cuanto a las 2.202 denuncias, 233 son sobre telefonía, que crecen un 33,1 por ciento, y destaca la subida de las relativas a talleres de reparación de vehículos, que pasan de 46 a 179 en un año, seguidas de las referidas a textil, piel y calzado, que descienden de 224 a 147 y representan el 6,7 por ciento del total.

"mayor mentalización" del consumidor

A preguntas de los periodistas, Buch ha achacado ese aumento a una "mayor mentalización". "No es que los productos sean peores, es que hay más conciencia del consumidor y, por tanto, conoce sus derechos y cuando algo no es satisfactorio, denuncia", ha apuntado.

Además, los servicios territoriales de Consumo de la Generalitat atendieron 10.474 consultas en 2014, un 20 por ciento más, 3.509 en la provincia de Valencia, 5.121 en Alicante y 1.844 en Castellón, relacionadas principalmente con los servicios de telefonía con mucha diferencia sobre el resto de sectores, y que supusieron cerca del 40 por ciento de las recibidas (4.091 consultas).

En 2014, la Conselleria realizó 44.308 inspecciones en establecimientos comerciales de la Comunitat, un 16 por ciento más que el año anterior, 15.856 de ellas en la provincia de Alicante, 12.420 en Castellón y 16.032 en la de Valencia.

Según las mismas fuentes, sólo se detectaron irregularidades en 1.192 casos, 591 en Alicante, 167 en Castellón y 434 en Valencia, un 2,7 por ciento, lo que "indica que el grado de cumplimiento por parte de los comercios la Comunitat es elevado".

Campañas sobre disfraces, CARNE,

Tronas y bombillas

Al margen de las inspecciones rutinarias, realizó diez campañas específicas sobre disfraces de carnaval, etiquetado de colchones, establecimiento de venta de colchones, carne de vacuno, tronas, etiquetado ecológico de alimentos, caretas, disfraces para adultos y niños, bombillas led y de bajo consumo y la campaña de juguetes eléctricos para menores de 36 meses.

A través de la Red de Alertas, se retiraron 181.341 productos, de los que un 56 por ciento eran juguetes, el 31 por ciento textil y calzado y el 5 ciento material eléctrico. En concreto, el 48 por ciento tenía su origen en China, mientras que el 20 por ciento era de países de la Unión Europeo y el 2 por ciento de Estados Unidos.

Además, se incoaron 721 expedientes, casi 200 menos que en 2013, de los que se han resuelto 601 expedientes sancionadores, 174 en Alicante, 112 en Castellón y 315 en Valencia, con multas por importe total superior a un millón de euros. Del total, 529 fueron sancionados por infracciones leves, 72 graves y ninguno grave.

El presidente de Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu), Fernando Móner, ha destacado el "éxito" de 2014 por la colaboración con administraciones públicas y por haber "quitado tantos productos que potencialmente podían ser peligrosos para los ciudadanos".

En declaraciones a los periodistas, ha indicado que este año van a "seguir con el día a día" para "cada vez que surja un problema, estar ahí para responder", así como a realizar jornadas sobre telecomunicaciones, consumo colaborativo, servicios financieros y "sacar los temas que más preocupan a los ciudadanos y, a partir de ahí, originar el debate, que ha de decir hacia donde tienen que ir las normas y también los hábitos de los ciudadanos", ha apuntado.

Móner ha resaltado que "la formación tiene que ser uno de los pilares de las acciones de las asociaciones de consumidores", a fin de "crear consumidores mucho más responsables, mucho más críticos y, por lo tanto, más exigentes con su entorno".

4,7

Millones para garantizar seguridad de consumidores

Por su parte, Buch ha destacado que la Generalitat destinará 4,7 millones de euros este año a la realización de acciones y medidas que garanticen la protección de los consumidores y usuarios de la Comunitat y la promoción de un consumo responsable.

En concreto, un millón de euros será para impulsar la defensa de los derechos mediante el apoyo a la labor de las asociaciones de consumidores y las oficinas de atención local OMIC, así como el arbitraje de consumo, con la Comunitat como "una de las autonomías con un mayor dinamismo en arbitraje de consumo con 23.160 empresas adheridas y un incremento del 11 por ciento de solicitudes" en 2014, hasta 4.500 actuaciones, así como 900 mediaciones previas que solucionaron conflictos, 1.839 audiencias y 1.644 laudos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.