El Ayuntamiento de Vila-seca (Tarragona) ha decidido que no tomará medidas disciplinarias contra los dos policías locales detenidos y contra el jefe de la policía imputado en un presunto caso de lesiones y detención ilegal hasta que haya estudiado a fondo lo ocurrido una vez levantado el secreto de sumario.

En un comunicado, el consistorio ha manifestado su apoyo al Cuerpo de la Policía Local y el reconocimiento a sus funciones y su apoyo a los ciudadanos de Vila-seca desde hace muchos años.

Ha manifestado su respeto a las diligencias judiciales aunque ha pedido respeto al principio de presunción de inocencia ante unos hechos que se produjeron en 2013.

Así, la Concejalía de Gobernación quiere conocer con más detalle los fundamentos de la investigación que dirige el Juzgado de Instrucción 1 de Tarragona y estudiar "proporcionada y adecuadamente su contenido".

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a los dos agentes el 4 de marzo por orden del Juzgado de Instrucción 1 de Tarragona, y registraron el domicilio de uno de los detenidos y la comisaría local de Vila-seca, donde, según fuentes municipales, se limitaron a inspeccionar las taquillas de los agentes implicados.

Este viernes los dos arrestados han pasado a disposición judicial y han quedado en libertad con cargos con la obligación de comparecer en el juzgado el día 1 y 15 de cada mes.

El juez ha tomado esta decisión después de que la Fiscalía no haya solicitado ninguna medida cautelar, mientras que la declaración del jefe de la Policía Local —que no ha sido detenido pero está imputado en esta causa— se ha suspendido hasta el 16 de marzo a las 10 horas.

Los delitos que les imputan de manera genérica, sin concretar qué se le atribuye a cada uno, son lesiones, detención ilegal, omisión del deber de perseguir delitos, falsificación documental y encubrimiento.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.