El Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF) ha denunciado por escrito ante la Unidad de Prevención del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), la Dirección Gerencia, la Dirección Provincial y la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, agresiones físicas y verbales enmarcadas en los casos de violencia a terceros, contra varios trabajadores en una oficina de Empleo situada en el barrio de la Macarena en Sevilla.

Según indica el SAF en una nota, el director de la oficina confirmó al delegado de Prevención de SAF que el pasado día 20 de febrero "una funcionaria sufrió un violento empujón contra la pared y un vigilante de seguridad de una empresa externa necesitó asistencia médica tras herirlo en el brazo con un perfil de aluminio de una mampara de separación, que los agresores rompieron previamente".

El sindicato ha precisado que "los culpables de las lesiones fueron reducidos y detenidos por la Policía Nacional". Además, el director reconoce que días posteriores "se han sucedido intentos de agresiones físicas con violencia verbal a varias compañeras, al vigilante de seguridad y a él mismo".

El SAF entiende que el factor de riesgo fundamental en la oficina es "la falta de personal, a la que se une la carencia de medios, la ausencia de apoyo de la organización a sus trabajadores y el alto índice de conflictividad social". El sindicato lamenta que "la escasez de personal desborda de trabajo a los funcionarios y frustra las expectativas de los usuarios, que rondan los 14.000 en esta oficina".

Agrega que el funcionario de la oficina del SAE "se encarga fuera de su competencia de ciudadanos que deben ser atendidos por la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que no tiene ningún trabajador en la atención al público".

"Los trabajadores sufren problemas de estrés y síntomas de 'burn out' o síndrome de desgaste profesional", se lamenta el sindicato, que precisa que ante esta grave situación que también perjudica directamente a los ciudadanos, SAF "exige que se evalúen los riesgos psicosociales y se resuelva la falta de personal que provoca la saturación de los servicios públicos".

El SAF pide que la Unidad de Prevención de la Consejería "incremente la vigilancia de la seguridad, implante un protocolo contra la violencia de terceros y se impartan cursos de formación de gestión del estrés".

Al mismo tiempo, SAF solicita "retirar el apilamiento de documentos y material de oficina del pasillo, que llega a superar el metro y medio de altura y los tres metros de largo, que dificulta el paso, puede provocar accidentes e incluso un incendio".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.